Doctor Sueño: Regreso al hotel Overlook. Si vas a esperar que la película esté a la altura de un film de unos de los mejores directores de la historia, como Kubrick, arrancamos mal. Ponte a verla sabiendo que es una buena peli de terror/suspense, que tiene algo que contarte sobre cosas extraordinarias, y que eventualmente, claro, engancha con una obra maestra. Pero nunca iban a poder hacer una película de continuación a semejante altura.

La verdad es que es una cinta que a mi me pareció que tiene sus propios méritos, con una historia que no vemos todo el tiempo. Quizás algunos golpes bajos, que la verdad son un poco inentendibles. Pero la verdad es que se deja ver fantásticamente.

Y es que superar a la aclamada película de «El Resplandor» era prácticamente una misión imposible, y así ha sido. Sin embargo y teniendo en cuenta la escasa calidad de muchas de las tantas secuelas, reboots y demás intentos varios fallidos de traer a la actualidad sagas antiguas, puede erigirse como al menos una secuela mas que digna respecto a la película original.

«Doctor Sueño» adolece de las virtudes y defectos de la novela homónima de Stephen King, y con algunos de los aciertos del brillante film de Kubrick. Analizando con respecto al libro entre los defectos principales está la falta de ritmo narrativo, y el tono totalmente diferentes del libro anterior, y sobre los aciertos la manera de mostrarte ciertos personajes.

Sobre la cinta en sí misma decir que el director Mike Flanagan nos regala un par de secuencias espectaculares, con un estilo depurado y en ocasiones exquisito.

Como defecto en este segundo aspecto es que quizás abusa excesivamente de estos homenajes quedando a veces fuera de lugar, tanto por el uso constante de las mismas partituras de la película precedentes o de ciertas imágenes, lo que queda cansino y se desprende todo el terror que daba en el film original que sabía calcular con exactitud milimétrica la presencia en pantalla de estas imágenes.

Ante todo la película es una adaptación muy fiel del libro a la pantalla, tanto como para lo bueno como para lo malo. Es normal que ciertos elementos que en un libro quedan magníficos al trasladarlos a pantalla puedan resultar algo menos atractivos, como por ejemplo el tema de como se muestra «el vapor» en imágenes. Pero por todo lo demás sabe jugar muy bien sus bazas y nos ofrece una historia diferente y complementaria a todo lo visto en aquella obra maestra de 1980, eso es un punto a su favor muy grande ya que no es una historia que se dedica a copiar la misma fórmula, si no que toma un camino diferente para ampliarnos dicho universo y deleitarnos con algo diferente y sorprendente.

Sin embargo, como fan de «El Resplandor» debo reconocer que la cinta dónde más me ha ganado es en su recta final, esa última media hora que toca los recuerdos que durante tantos años los fans del género hemos guardado en nuestra cabeza. La atmósfera con la se juega ayuda en mucho a acrecentar esa sensación de terror y de que algo malo esta sucediendo y logra envolvernos juntos a los personajes en ella.

Gran culpa de ello lo tiene el gran nivel técnico con el que cuenta , con una gran y correcta integración de los efectos especiales en la trama cuando así se requiere.

La música de The Newton Brothers es más que correcta y además recupera temas escuchados en «El Resplandor» lo que siempre es un placer para los fans del film.

Las actuaciones son notables, Ewan McGregor hace un buen papel metiéndose en la piel de un ya adulto Danny Torrance, un personaje atormentado y perseguido por su pasado y por los acontecimientos que sufrió cuando sólo era un crío y que le han marcado de por vida. Quizás creo que se queda un poco corto a la hora de imprimirle una mayor personalidad o fuerza a su personaje, pero ante un papel de estas características creo que se defiende bastante bien y aunque no alcanza el sobresaliente, un notable bien alto si que se lo tiene bien merecido.

Quiero descartar el debut actoral de Kyliegh Curran como Abra Stone, que sería la nueva versión de Danny y consigue un sorprendente papel, es un personaje que te cae bien y que tiene una interesante historia. Le auguro un brillante futuro como actriz.

Y la palma se la lleva Rebecca Ferguson como Rose La Chistera. El personaje líder de un grupo de viajeros que se alimentan de los niños que poseen el don de «el resplandor», gracias al aura de misterio que logra imprimirle en su actuación resulta una villana más que convincente, fantástica.

En definitiva, una propuesta mas que atractiva y que como secuela de un clásico del género de terror, aprueba con notable y además ofrece una continuación más que digna. Un producto disfrutable y por que no decirlo arriesgado pero que sale airoso.

Es una cinta que gustará sobre todo a los fan de la novela, y a los fan de la película de Kubrick que sepan de antemano que obviamente no van a ver una secuela en cuanto a estilo, tono y forma de aquel director, y que adolece de ser tal vez demasiado persistente en sus homenajes.

Patxi Álvarez