Vergüenza ante la anulación por el TSC de la Orden del Gobierno de Cantabria que paliaba la situación de las personas excluidas de la sanidad, la Plataforma «Ciudadanía contra la exclusión sanitaria» afirma que seguiremos luchando para que se respeten los Derechos Humanos. No pararemos de denunciar a quienes pretendan atentar contra el Derecho a la Salud para todos los seres humanos, con independencia de su situación administrativa.

 El recurso presentado por el Gobierno central contra la orden cántabra, se suma a los ya presentados contra las normativas aprobadas en Navarra, Valencia y Baleares y evidencian la obcecación del actual gobierno en funciones en impedir que las comunidades autónomas puedan atajar la emergencia humanitaria creada por la reforma sanitaria de 2012. A este respecto conviene recordar que el Tribunal Constitucional ha reiterado ya en sendos autos que «el derecho a la salud y el derecho a la integridad física de las personas […] así como la conveniencia de evitar riesgos para la salud del conjunto de la sociedad, poseen una importancia singular en el marco constitucional, que no puede verse desvirtuada por la mera consideración de un eventual ahorro económico que no ha podido ser concretado”.

 La orden aprobada por el Gobierno de Cantabria en verano de 2015, ha contribuido notablemente a reducir el drama de exclusión al que se enfrentaban hasta entonces muchas de las personas inmigrantes que conviven en nuestra comunidad autónoma. No obstante, puesto que el origen de la exclusión sanitaria se sitúa en una normativa de ámbito estatal – el Real Decreto-Ley 16/2012 – la orden cántabra únicamente podía aspirar a mitigar los efectos de esta, no a ponerle fin. La restitución de un sistema verdaderamente universal sólo puede producirse a través de una nueva legislación nacional que revierta la reforma sanitaria reconociendo el derecho de acceso al Sistema Nacional de Salud a todas las personas independientemente de su situación administrativa.

 Ante esta situación, es evidente que las Elecciones Generales del próximo 26 de junio constituyen un momento crucial para el futuro de nuestro modelo sanitario. Mientras el Partido Popular sigue esgrimiendo falsos argumentos economicistas para defender una medida que vulnera claramente las obligaciones internacionales de España en materia de Derechos Humanos – tal y como se han encargado de señalar organismos europeos y de Naciones Unidas – la mayoría de partidos de oposición se han comprometido de manera expresa con la universalidad. Incluso Ciudadanos parece haber moderado en su último programa electoral su postura inicial de defensa de la exclusión sanitaria, si bien el pasado mes de abril han rechazado apoyar las iniciativas presentadas en los principales municipios cántabros para exigir la derogación del RDL, y por ello desde nuestra Plataforma queremos invitarles a abandonar las ambigüedades y apostar de forma inequívoca por una sanidad para todas las personas.

 También desde aquí queremos expresar nuestra enorme satisfacción y nuestro orgullo por las corporaciones locales de Campoo de Yuso, Castro Urdiales, Medio Cudeyo, Reinosa, Torrelavega,… y otros ayuntamientos que se sumarán en breve (esperamos no habernos olvidado de ninguno). Tampoco nos olvidamos que en el Parlamento de Cantabria se aprobó una Proposición no de Ley con los votos favorables de PRC, PSOE y Podemos. No lo refrendaron ni el PP ni Ciudadanos. Esos dos partidos unidos consiguieron que se rechazase la Moción presentada en el Ayuntamiento de Santander (único lugar donde la Moción no salió adelante).

 Desde nuestra Plataforma no pretendemos decir a quién se debe votar o no, sólo que se vote en conciencia, con un voto ético que sirva para conseguir una sociedad mejor para todas las personas.