Sistemas de identificación biométricos. ¿Cual son los riesgos para la nuestra privacidad?

Películas como Star Wars, Misión Imposible o Matrix, entre las más famosas, siempre nos han propuesto escenas en las que la identificación personal, sobre todo para el acceso a espacios privados, se lleva a cabo mediante el uso de la voz o cualquier otra característica física. Ciencia de ficción? No siempre.

La identificación biométrica, este es su nombre, es una técnica computarizada que permite el reconocimiento de un individuo a través de la medición de algunas características biológicas adquiridas por los sensores y comparadas con los datos que ya están presentes dentro de una base de datos.

Históricamente, el origen de la identificación biométrica se remonta al año 1870. En esta época el francés Alphonse Bertillon comenzó a adoptar esta técnica en la prisión de París para aplicarla a la presentación y al reconocimiento de los prisioneros. Hoy en día, la biometría está creciendo rápidamente y la integración de los datos biométricos en los dispositivos móviles está dando un importante empujón a este sector, como destaca un estudio analizado por el equipo de Tragaperras Web: “los ingresos procedentes del sector de los sistemas biométricos móviles llegará a 30 mil millones de dólares en 2021. El sector de la electrónica y los bancos impulsarán este crecimiento, aunque otros sectores, como lo de la telefonía o de los controles aduaneros, jugarán un papel importante en el volumen de ventas de este nuevo segmento”.

Actualmente esta tecnología se utiliza en el control de los accesos físicos y lógicos y después de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 ha sido aplicada aún más, incluso en los controles policiales (por ejemplo en los aeropuertos).

 Los diferentes tipos de mediciones biométricas

Hay dos categorías de medición biométrica: físicas y conductuales. La medición de las características físicas corresponde a la Biometría Estática. La medición de las características conductuales corresponde a la Biometría Dinámica.

Ejemplos de mediciones fisiológicas basadas en las características físicas del individuo:

DNA matching – Análisis y comparación del ADN
Ear recognition – Identificación a través de la forma de la oreja

Iris/retina recognition – Reconocimiento de iris y retina
Face recognition – Reconocimiento facial

Fingerprint/finger geometry recognition – Reconocimiento de las huellas dactilares o  geometría de la mano
Vein recognition – Mapa vascular del dedo o de la palma de la mano
Odour recognition – Reconocimiento a través del olor de la persona

Los ejemplos de características conductuales incluyen:

Typing and signature recognition – Reconocimiento a través de la verificación del estilo de escritura

Voice/Speaker recognition – Reconocimiento de voz
Gait recognition – Reconocimiento del estilo y la postura de un individuo

Las principales preocupaciones relacionadas a la privacidad y a las tecnologías biométricas

Como todos los datos recogidos sobre un individuo también las tecnologías biométricas plantean cuestiones relacionadas con la protección de la privacidad.

Antes de todo hay tecnologías biométricas capaces de diagnosticar condiciones médicas. Las mediciones biométricas basadas en el análisis de las venas son capaces de diagnosticar  enfermedades vasculares mientras que algunos tipos de huellas dactilares pueden arrojar luz sobre trastornos cromosómicos.Y también la biometría dinámica: el análisis del estilo de escritura podría identificar en un individuo señales de enfermedades neurológicas.

Las preocupaciones sobre la privacidad han sido relacionadas a tres áreas.

Identificación más allá del objetivo: el caso en el que se falsifique el mero objetivo identificador y se llegue a conocer la existencia de un cierto estado de salud de la persona
Propósito no deseado: el reconocimiento de una persona que no quiso ser identificada
Identificación oculta: el caso en el que se identifica la persona y ella no lo sabe.

Sin embargo, el principal problema relacionado con la privacidad parece derivar del miedo del público de no ser informado sobre el uso de estas tecnologías. Durante el Super Bowl XXXV las autoridades han utilizado un sistema biométrico de reconocimiento facial a través de las cámaras de vigilancia sobre 100.000 personas comparando las características de las caras con una base de datos de presuntos terroristas y criminales. Se generó un amplio debate entre los partidarios de la privacidad personal y los de la seguridad pública.