Fernando Simón mintió a los españoles, por razones de mercado. Eso nunca lo había escuchado. Tan solo el hecho de que en el mercado no hubiera mascarillas llevó a Simón a mentir durante 2 meses por omisión.

Simón ignoró alertas de Alemania y Francia sobre la Covid-19 en una cumbre europea donde le advirtieron el 18 de febrero en Estocolmo. Se alertó sobre la falta de material sanitario y la gravedad del contagio. Simón con su calma escénica no alertó a los españoles que podrían haberse preparado convenientemente y con tiempo.

Simón: “No pedimos mascarillas porque había escasez”

Este personaje reconoce implícita y públicamente que mintió a los españoles.

Hoy desveló lo que era un secreto a voces. La única razón de no obligar desde el principio el uso masivo de las mascarillas, no era una razón sanitaria, simplemente de escasez en el mercado.

A estas alturas se atreve a afirmar que su uso no hubiera bajado sustancialmente el número de infecciones y de muertes.

Mire doctor Simón, con que hubiera posibilitado algunas pocas infecciones menos y algunos pocos muertos menos ya habría valido la pena decir la verdad.

En vez de aconsejar a todos los españoles que se confeccionaran unas mascarillas higienicas, eligió quitar importancia a su uso y tan solo decir que eran «recomendables».

Este cambio de mensaje ha originado en el pueblo una gran desorientación que en estos momentos se está pagando con mas infecciones y mas muertes.

Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad  (quien nunca ha sido muy partidario de la obligación en el uso de las mascarillas en espacios abiertos), argumentó esta tarde en su comparecencia diaria que “en una situación de escasez en el mercado de mascarillas quisimos ser muy prudentes a la hora de hacer recomendaciones que no se pudieran aplicar”.

Este hombre. fiel reflejo de un sujeto dependiente 100% del mercado no pudo imaginar que el pueblo podría haber confeccionado mascarillas higienicas desde el primer día y tuvo que pasar mas de un mes de infecciones y muertes para que el Ministerio de Sanidad hiciera públicas unas normas de fabricación.

En otros países del mundo desde la primera quincena de marzo se instruyó al pueblo a confeccionar mascarillas, reutilizables.

Preguntado el epidemiólogo si las mascarillas son también obligatorias a la hora de hacer deporte, comentó: “Hay que hacer un uso razonable. Si vas a practicar una actividad física de alto esfuerzo, (como el correr), entiendo que no las tienes que usar”.

La estupidez del día

Fernando Simón insistió en su tesis de no considerar decisivo el uso de la mascarilla: “No es el factor clave. El factor clave es el distanciamiento social. Lo más importante es llevarla, aunque sea en el bolsillo. Así, cuando estemos en una zona donde no podamos mantener una cierta distancia, menor de esos dos metros, habrá que ponérsela. Creo que tenemos que ser razonables”.

Pero este hombre no tiene límites. Su sinrazón llega a límites infinitos. Aconseja llevar la mascarilla en el bolsillo y ponérsela cuando caminando por una acera te vayas a cruzar con otra persona a menos de 2 metros, óiganme que estupidez.

Osea que con tus manos te pongas la mascarilla y te la quites, corriendo el riesgo de contaminar tus manos si el virus a llegado a la mascarilla y dejando en el bolsillo la posible contaminación… inaudito

A pesar de todo los españoles muestran en una encuesta de LA VANGUARDIA que el 80% está de acuerdo en llevar la mascarilla por la calle y es que el pueblo es sabio a pesar de la irresponsabilidad de sus dirigentes.

Que hacer con las mascarilla

Antonio Mora Ayora
Editor