Paula Fernández reclama que se atienda a los territorios con despoblamiento en el reparto del fondo de recuperación europeo

La consejera ha participado por videoconferencia en la Sesión Constitutiva de la Conferencia Sectorial del Reto Demográfico, organizada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, Paula Fernández, ha reclamado que se atienda a los territorios con despoblamiento en el reparto del fondo de recuperación europeo, tal y como ha expresado durante su intervención por videoconferencia en la Sesión Constitutiva de la Conferencia Sectorial del Reto Demográfico, impulsada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Paula Fernández ha recordado que las tres líneas de acción para afrontar el problema son garantizar la funcionalidad de los territorios afectados por la despoblación y la baja densidad, mejorar la competitividad facilitando el desarrollo de nuevas actividades económicas y favorecer el asentamiento y la fijación de población en el medio rural.

En este sentido, ha abogado por el desarrollo de políticas públicas “de carácter trasversal e integral, centradas en la vertebración de nuestro territorio, en garantía de la cohesión social y territorial de nuestra región para la consecución del principio de la igualdad de oportunidades de la ciudadanía de Cantabria con independencia del lugar de nuestra región en el que se viva”.

Singularidad de Cantabria

Tal y como ha expresado la consejera, “casi el 80% de la población de Cantabria, más de 451.000 habitantes, se concentra en 20 municipios, que se extienden por el 12% de la superficie; el 20% restante, algo más de 128.000 habitantes, tiene que sostener el 88% del territorio de Cantabria, con una densidad media que apenas supera los 27 habitantes por kilómetro cuadrado, cuando la media de Cantabria es de 110,5”.

A su vez, a ello se une una orografía “sumamente complicada, una importante dispersión de la población y un déficit endémico de infraestructuras del Estado que supone un auténtico hándicap para el desarrollo endógeno de nuestra Comunidad y encarece el coste de los servicios”.

Ese coste efectivo de los servicios y las particularidades de Cantabria determinan que la financiación autonómica no pueda abordarse, según Fernández, “desde el único punto de vista de la población”, ya que el coste efectivo de los servicios en Cantabria es muy superior a otros territorios del estado español.

A su vez, ha manifestado que fijar la población al territorio de nuestros pueblos se ha convertido en una auténtica “obsesión” del Presidente del Gobierno de Cantabria y todo el Gobierno, con el fin de “eliminar desequilibrios territoriales, mantener nuestra costumbres y tradiciones más autóctonas, nuestro paisaje natural y el gran patrimonio histórico artístico que reside en nuestros pueblos”;  todo ello “fundamental para preservar nuestras señas de identidad como región y para evitar la desarticulación de nuestro territorio ya de por sí complejo”.

Asimismo, la titular de Presidencia ha abogado por analizar si el fenómeno de la migración del campo a la ciudad responde exclusivamente a una deficiente dotación de infraestructura y recursos o si, por el contrario, también responde a “motivos de naturaleza intangible, de carácter cultural, sociológico, ligados a imparables corrientes de pensamiento que denigran las formas de vida del medio rural y ensalzan, a veces injustificadamente, la vida urbana”.

Además, ha recordado que en la actualidad el Gobierno de Cantabria cuenta con el Consejo Asesor para la lucha contra el despoblamiento en los municipios de Cantabria, un órgano colegiado de estructura interdepartamental, interadministrativa y de participación social con funciones de asesoramiento consulta, seguimiento y control, encargado de diseñar las medidas y actuaciones destinadas a prevenir o paliar los efectos del despoblamiento de nuestros municipios.

Dimensión europea del Reto Demográfico

Paula Fernández ha considerado  “clave” diseñar estrategias regionales y locales para luchar contra el despoblamiento y el reto demográfico, de modo que las regiones y los pueblos tengan la iniciativa para planificar las medidas y acciones a realizar, lo que requiere un “importante esfuerzo de coordinación” operativa entre los distintos niveles de Gobierno.

Por ello, el Gobierno autonómico ha participado en el Comité de las Regiones y ha aportado propuestas en la materia, así como en la de modificación del programa  FEDER para el próximo periodo con el fin de destinar el 5% de los recursos de inversión en empleo y crecimiento para el desarrollo territorial de las zonas rurales.

Por último, Fernández ha afirmado que es preciso que las reivindicaciones y medidas de las comunidades autónomas sean tenidas en cuenta en el reparto territorial de fondos destinados a medidas contra la despoblación, porque ello supone garantizar “la igualdad, la vertebración territorial y la cohesión social en nuestro país”.