Mercedes Boix, candidata de Unidas Podemos al senado, llama a “feminizar” la sociedad

La candidata de Unidas Podemos al senado, Mercedes Boix, asegura que “poner a la mujer como eje central de las políticas a llevar a cabo es fundamental para acabar con la desigualdad que existe en todos los ámbitos de la vida” y llama a “feminizar la sociedad con valentía y compromiso”.

Mercedes arremete “contra el discurso que única y exclusivamente se acuerda de las mujeres cuando tenemos que lamentar un nuevo caso de terrorismo machista.” Y continúa: “La violencia contra las mujeres no es sólo física, también lo es psicológica y simbólica, además de directa o indirecta”, afirma y lo explica poniendo como ejemplo el mundo laboral:

La crisis está afectando al empleo femenino de manera dramática. En un país en el que la brecha de género apenas ha sido combatida mediante políticas activas y de largo alcance, los años de pérdida de empleo y de precarización del empleo existente, han afectado especialmente a las mujeres.”

Respecto a Cantabria, Boix menciona que “en nuestra comunidad, hay más mujeres que hombres en edad de trabajar, concretamente 14.800, según la EPA, el SEPE y el ICANE. Sin embargo, el número de empleos femeninos es un 15% menor que el de empleos masculinos, la cifra alcanza los 18.400 empleos menos. Esta evidente asimetría es extensible a la calidad del trabajo, a su temporalidad y a su remuneración.”

En Cantabria, el 70% del trabajo a tiempo parcial recae en la mujer, y la brecha salarial se sitúa en el 28%, cuatro puntos por encima de la ya inasumible media nacional. Eso significa que, por el mismo trabajo, el sueldo medio es de 23.309 euros para los hombres, frente a 16.771 euros para las mujeres.”

En este sentido, Boix concluye: “Tenemos el análisis, pongamos soluciones inmediatas. Desde nuestra candidatura apostamos por el desarrollo de políticas de género a todos los niveles, como el sistema de cuotas o la bonificación a empresas por contratación, así como el desarrollo de políticas que resuelvan aquellas situaciones en las que mayoritariamente son las mujeres las que soportan toda la carga, tales como la conciliación familiar o el reparto de las bajas por maternidad y paternidad. Todo ello, por supuesto, partiendo de la derogación de las reformas laborales de Zapatero y Rajoy, auténticas guillotinas para el trabajo femenino.