La gente no se pone mascarilla «EL USO DE LAS MACARILLAS DEBERÍA SER OBLIGATORIO, NO PARA NO CONTAGIARSE SINO PARA NO CONTAGIAR A OTROS» (Sentido común)

George Gao, director general de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de China, ha concedido una entrevista en «Sciencemag.org» donde ha señalado las enseñanzas que dejó el virus en su país

Las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) siguen si aplicar el sentido común. Se empreñan en indicar a los gobiernos lo conveniente del uso obligatorio de mascarilla para la población general: lo apropiado es que el personal sanitario use máscaras de tipo FP2 Y FP3, junto a gafas y trajes de protección, para no contagiarse, mientras que cualquier individuo use mascarillas quirúrgicas, NO PARA NO CONTAGIARSE SINO PARA NO CONTAGIAR A OTROS.

ELPORTALUCO te aconseja aplicar el sentido común

La gente no se pone mascarilla y desde ELPORTALUCO seguimos con esta campaña que nos dicta el sentido común y que, cada día, van asumiendo mas personas.

El sábado el el programa LASEXTANOCHE el Dr, Cesar Carballo habló claro sobre el tema pero el ruido y contertulios del espacio televisivo que se especializan en dar voces e intentar acallar al contrario, pasaron bastante por alto la idea que Carballo expresó a las mil maravillas: EL USO DE LAS MACARILLAS DEBERÍA SER OBLIGATORIO, NO PARA NO CONTAGIARSE SINO PARA NO CONTAGIAR A OTROS.

George Gao, director general de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de China, tiene a su cargo a 2.000 empleados y ha participado en algunos de los primeros y más importantes estudios sobre el SARS-CoV-2, el virus causante de la COVID-19: ha participado en el aislamiento e identificación del virus y en los primeros estudios que detallaron la epidemiología de la enfermedad, así como varios artículos en «The Lancet» ha avisado del «gran error» que se está cometiendo en Europa y Estados Unidos.

El epidemiólogo chino a vuelto a expresar que «En mi opinión, el gran error es que la gente no se está poniendo las mascarillas», «Este virus se transmite por gotitas y por contacto cercano. Por eso tienes que llevar una máscara, porque cuando hablas siempre salen gotas de tu boca». «Mucha gente tiene infecciones asintomáticas o ». «Si llevan máscaras, pueden evitar que las gotas cargadas de virus escapen e infecten a otros», expresó.

Austria se unió al pequeño club de países europeos que aplican el sentido común. Entre ellos está República Checa y Bosnia-Herzegovina. En Austria harán obligatorio el uso de máscaras en espacios públicos. Mientras tanto en España, a partir de mañana lunes solo «se recomienda»

Una sociedad adormecida y acomodada

La gente no se pone mascarilla y lo mas triste es que la sociedad española no admitiría de buen grado esta obligatoriedad sin que el Estado les haya facilitado, previamente, la mascarilla.

Los españoles se muestran incapaces de confeccionar una mascarilla y prefieren arriesgar a los demás, antes de colocarse un artilugio casero que impida la propagación.

Por su parte el Gobierno ha sido incapaz de mostrar como se confeccionan.

En la actualidad, al no haber mascarillas para los 50 millones de españoles, el Gobierno solo aconseja su uso para no provocar un estallido social y evitar más críticas a su gestión.

Esa es la única razón de no decretar la obligatoriedad. El Gobierno prefiere permitir que la enfermedad se siga contaminando antes de poner en riesgo su estabilidad.

Por otra parte la oposición ofrece un discurso lamentable y antepone la guerra política al interés común pretendiendo provecharse de la crisis.

La inmensa mayoría de los españoles asumimos que los errores cometidos los hubiera realizado cualquier partido político que gobernara. Visto lo visto en el resto del mundo. Posiblemente un gobierno de derechas no hubiese tomado la decisión de paralizar la economía y el desastre podría haber sido mucho mayor.

Transmisión local desde el 28 de febrero

Según lo aconsejable en España, desde final de febrero, debieron suspenderse las congregaciones públicas. Manifestaciones, eventos deportivos, culturales, religiosos o de cualquier naturaleza  debieron ser impedidos. Tambien el bloqueo de las ciudades.

Las entradas por las fronteras deberían haberse controlado. Se deberian haber hecho pesquisas y seguimientos de las personas que llegaban. Además de eso, en opinión de George Gao se debió «aislar todos los casos y poner en cuarentena los contactos cercanos».

De hecho, un estudio publicado recientemente en «Science» indicaba la importancia de poner en marcha estas medidas desde la aparición de la dispersión comunitaria.  El 28 de febrero cuando la cifra de casos confirmados de COVID-19 en España ascendía hasta los 25 y todavía no se había registrado ninguna muerte debería haber sido el momento.

Pero según el informe de situación diario de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en nuestro país ya existía transmisión local del virus. El SARS-CoV-2 ya estaba circulando dentro de nuestras fronteras y no solo afectaba a viajeros procedentes de otros países.

George Gao es escéptico en relación con la idea de que el virus se frenará con el calor del verano y si la gente no se pone mascarilla se seguirá propagando.

El desarrollo y la transmisión del virus en paises del Caribe donde la temperatura ronda los 28 grados hace desmentir esa creencia.