Tras mi ventana, un currante. De los de toda la vida. En su cara, maquillaje: polvo de la acera. Su camisa exuda cuadros pegados al cuerpo con la sal del esfuerzo . Diez dedos sin anillos abarcan una azada; pantalones rotos por las rodillas, no…
Ir a la fuente
Author: Fernando Collado

Powered by WPeMatico