El Gobierno registra un presupuesto que avanza en lo social y revierte los recortes

Sota presenta las cuentas autonómicas que crecen un 4,47 por ciento hasta alcanzar los 2.850 millones, y que apuestan por que Cantabria crezca “más y mejor”

El presupuesto de Cantabria para 2019 ascenderá a 2.850 millones de euros, lo que supone un incremento 4,47 por ciento, respecto a lo establecido este año, y tendrá un “marcado carácter social”, con más recursos para aquellos servicios públicos que “afectan más” a los ciudadanos –educación, sanidad, empleo, vivienda y políticas sociales-. Las cuentas regionales se “vuelcan” además en revertir los recortes de la anterior legislatura y consolidar los objetivos de la legislatura.

Así lo ha resaltado el consejero de consejero de Economía, Hacienda y Empleo, Juan José Sota, quien ha informado en rueda de prensa del proyecto de presupuestos de Cantabria para 2019, tras su aprobación esta mañana por el Gobierno autonómico y su registro en el Parlamento.

Sota ha señalado que el proyecto de Ley de presupuestos no incrementa los impuestos, cumple la regla de gasto, es “realista” en la previsión de ingresos e incluye un incremento del 3,9 por ciento en el área de gasto de promoción económica. En esta área crece el gasto en infraestructuras un 4,87 por ciento, sobre todo en el ámbito de la obra pública, en la industria, agricultura, pesca y alimentación, desarrollo rural y medio ambiente.

Del mismo modo, el crecimiento global del presupuesto del 4,47 por ciento servirá para amortizar deuda, tras finalizar el periodo de carencia, y habrá más recursos en el Fondo de Contingencia ante posibles insuficiencias en las partidas destinadas a medicamentos o equipamientos sanitarios.

“Crecer más y mejor”

En su comparecencia ante los medios de comunicación, el consejero ha explicado que este presupuesto consolida los grandes objetivos y compromisos políticos que se fijó este Gobierno al comienzo de la legislatura, con un marcado carácter social, que concentra el 80 por ciento del gasto público no financiero para 2019, poniendo el acento en revertir los recortes del anterior Ejecutivo y apostando por las políticas activas que creen más empleo estable y de calidad.

Además, el presupuesto orienta su inversión a los pilares del modelo de crecimiento económico por el que apuesta el Ejecutivo regional, “para crecer más y mejor” con un aumento del gasto en promoción económica del 3,9% respeto a 2018 y de casi un 4% desde 2015.

Las cuentas públicas del próximo ejercicio consolidan a los ayuntamientos como protagonistas de la cohesión territorial, manteniendo el fondo de cooperación municipal con el importe de 2011 (15,2 millones de euros), y cumplen los objetivos de estabilidad presupuestaria, además de dotar a la Agencia Cántabra de Administración Tributaria para la lucha contra el fraude.

Marcado carácter social

En el ámbito social, el Gobierno de Cantabria ha hecho, en palabas de Sota, “un gran esfuerzo” aumentando el gasto en 261 millones de euros desde 2015 (+13,27%) hasta alcanzar en este presupuesto la cifra de 1.843.604.087 euros.

Sanidad concentra la mayor parte de este gasto en 2019 (874.227.540 euros), para financiar las nuevas infraestructuras y equipamientos y el incremento de plantilla en 100 nuevos médicos y 300 profesionales de Enfermería. Sota ha recordado que desde 2015, el gasto en Sanidad ha aumentado en 85 millones de euros.

Educación es la segunda área de gasto social que concentra un mayor volumen de recursos públicos y, así, en 2019 alcanzará un presupuesto de 582.098.961 euros, lo que supone 90 millones de euros más de gasto que en 2015 (+18,25%). Este incremento de inversión desde el comienzo de legislatura da cobertura a los 745 nuevos profesores que hay en la Comunidad Autónoma y los 16 nuevos ciclos formativos. Además, el consejero ha recordado que Cantabria es la comunidad con mayor gasto por alumno.

Junto a Sanidad y Educación, destaca el gasto en Servicios Sociales que también ha aumentado notablemente en estos últimos años hasta alcanzar en el presupuesto de 2019 la cifra de 236.960.421 euros, es decir, 27 millones de euros más que en 2015.

También en el ámbito social, pero estrechamente relacionado con el nuevo modelo de crecimiento económico, se encuentra las políticas con las que el Gobierno quiere fomentar el empleo estable y de calidad.

El consejero de Economía ha explicado que se destinará en 2019 al fomento del empleo 98.443.330 euros, es decir, 5 millones de euros más de lo presupuestado en 2015. Sota ha situado esta inversión en un contexto de caída del número de desempleados en más de 20.000 efectivos lo que implica que el gasto por desempleado prácticamente se ha duplicado en lo que va de legislatura, pasando de 2.067 euros por desempleado en 2015 a 4.034 euros en 2019.

En lo que se refiere a la promoción económica, el titular de Economía ha explicado que el gasto en esta área asciende a 413 millones de euros, es decir, un 3,9% más que en 2018.

De esta cantidad, 252.836.865 euros se destinarán a infraestructuras, principalmente de las consejerías de Obras Públicas, Industria, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

Al fomento de I+D+i, una de las claves del patrón de crecimiento para este Ejecutivo, se destinarán 77.514.115 euros, lo que supone un 55,50% más que en 2015, con el objetivo de “recuperar el terreno perdido en la anterior legislatura”.

Esta cantidad incluye lo que destina al fomento de la I+D+i la sociedad pública SODERCAN, la Consejería de Industria y la de Universidades e Investigación.

Otras áreas de promoción económica relevantes son agricultura, pesca y alimentación que contará con 52.806.344 euros, un 2,8% más que en 2018, y comercio y turismo con un presupuesto de 25.169.173 euros, lo que supone un 0,17% más que el año pasado.

Unas cuentas realistas

Por otro lado, el consejero ha explicado que el Gobierno ha elaborado unos presupuestos “realistas” en la previsión de ingresos -con 105 millones de euros más procedentes del sistema de financiación autonómica-, y marcado por unas previsiones económicas que establecen una moderación del ritmo de la economía española del 2,6 por ciento en 2018 y del 2,3 por ciento en 2019.

En este contexto, Sota ha resaltado la posición de Cantabria, cuyo crecimiento se sitúa por encima de la media nacional -2,7 por ciento frente al 2,5 del país-, como refleja el dato del segundo trimestre del año.

Respecto al mercado laboral de Cantabria, ha apuntado su “buen comportamiento” en los últimos meses, con unos resultados positivos en la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre. Hoy en Cantabria hay 7.400 personas más ocupadas que hace un año y el paro ha experimentado una rebaja “sustancial”. “Cantabria es la segunda comunidad española con menor tasa de paro”, ha remarcado el consejero.

Para la elaboración del presupuesto, el Gobierno ha tenido en cuenta también el comportamiento de los distintos sectores económicos. Es el caso de la industria, que Sota ha calificado como “soporte” del crecimiento “más intenso” de Cantabria. El crecimiento este año del Índice de Producción Industrial autonómico ha sido del 8 por ciento, frente al 1,4 nacional, que demuestra la “aceleración” del crecimiento industrial de Cantabria”.

Igualmente, ha resaltado el incremento de las exportaciones, que han aumentado hasta agosto un 6,8 por ciento, y la balanza comercial mantiene un superávit de 321 millones, un repunte del 18,7 por ciento respecto al pasado año.

Sota ha recordado que Cantabria es una de las tres únicas comunidades españolas en cumplir todos los objetivos de estabilidad presupuestaria en 2017 y, actualmente, las cuentas de este año mantienen un superávit de 13 millones de euros.

Por último, ha lamentado que Cantabria no haya podido elaborar este presupuesto con 28 millones de euros adicionales, al no poder aplicarse la nueva senda “más suave” de ajuste fiscal acordada con Bruselas y que en estos momentos está bloqueada y pendiente de aprobación en las Cortes Generales.

Finalmente, ha dicho el consejero, el proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Cantabria lo hemos tenido que aprobar con un el déficit “más riguroso” del 0,1 por ciento, el aprobado por el gobierno anterior, lo que obliga a Cantabria a un ajuste estructural de 42 millones de euros. Sota espera que finalmente lleguen aprobarse, porque es una senda “más realista” y permite proteger mejor el crecimiento económico y del empleo.

 

Ley de medidas

Respecto al proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Cantabria para 2019, que también se ha registrado junto al de presupuestos, se da cumplimiento a la recuperación efectiva del Consejo Económico y Social y del Acuerdo para la mejora de la calidad del empleo público, introduciendo, en este último caso, los cambios legislativos necesarios para establecer de forma progresiva la jornada laboral de 35 horas en todos los sectores públicos donde estaba implantada.

En total, el Gobierno autonómico introduce cambios legislativos que afectan a cerca de una veintena de leyes autonómicas.

Tras apuntar la participación de los agentes sociales, el consejero de Hacienda espera ahora que el presupuesto cuente con el apoyo de los grupos parlamentarios en la Cámara regional, porque, según ha concluido, el proyecto “se ajusta a las necesidades” de la Comunidad Autónoma.