El Partido Popular se opone a la ubicación de Vuelta Ostrera en la Isla de Solvay

“No es razonable optar por una ubicación que va a limitar la expansión de Solvay y que genera serias incertidumbres sobre a seguridad medioambiental”, advierte Buruaga

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha mostrado hoy la oposición de su partido a que la alternativa a Vuelta Ostrera se ubique en la Isla de Solvay, porque va a limitar los planes de expansión de una de las principales industrias de Cantabria y genera serias incertidumbres sobre la seguridad medioambiental.

“Para nosotros ubicar la alternativa a Vuelta Ostrera en la Isla de Solvay no es lo razonable, porque eso es trasladar un problema de un lugar a otro”, ha afirmado la presidenta antes de visitar las instalaciones de la planta de Barreda, donde se ha reunido con la dirección y el comité de empresa acompañada por el cabeza de lista al Congreso, Diego Movellán; los candidatos al Senado, Javier Puente y Félix de las Cuevas, y la portavoz del partido en Torrelavega, Marta Fernández-Teijeiro.

La presidenta ha recordado que el Partido Popular ha defendido siempre que la decisión sobre la ubicación de la nueva depuradora debe adoptarse con un alto grado de consenso y ser la más sostenible técnica y y económicamente y la de menor impacto social y medioambiental, es decir, que debe decidirse  con criterios técnicos, pero también sentido común.

Según la dirigente popular, conjugando ambos criterios  no es razonable optar por una ubicación que va a limitar los planes de expansión de una de las principales industrias de Cantabria y que genera serias incertidumbres sobre la seguridad medioambiental por las características del terreno y la actividad que se desarrolla en él.

Buruaga ha reclamado que se acabe ya con la incertidumbre en la que el Gobierno de España y su cómplice en Cantabria, el Gobierno regional, tienen sumidos a miles de cántabros;  que digan la verdad y aclaren donde se va a ubicar Vuelta Ostrera, porque el Partido Popular tiene serias sospechas de que la decisión ya está tomada y están haciendo un paripé para ocultarla.

“Tenemos serias sospechas de que el Ministerio de Transición Ecológica del Gobierno Sánchez sabe perfectamente cuál será la ubicación y su socio, el Gobierno de Revilla, también, pero no se mojan y lo ocultan deliberadamente para tratar de evitar el coste electoral, que es lo que hace siempre la izquierda allá donde Gobierno, intentar tapar los problemas con propaganda y ocultar la realidad en su propio beneficio”, ha dicho.

La presidenta ha subrayado que Solvay necesita apoyo en un momento crucial ante la posibilidad de que se ubique en la zona la alternativa a Vuelta Ostrera, pero también porque debe afrontar un complejo proceso de transición energética que es clave para mantener la competitividad y consolidar el futuro de de una planta que da sustento a 750 familias.

Y ha recordado que Solvay ha definido un plan para reducir de forma importante sus emisiones de CO2 sustituyendo progresivamente el carbón por otros sistemas altamente eficientes, pero no puede afrontarlo en solitario y necesita apoyo legal y normativo con un marco regulatorio claro y apoyo en la gestión. “Necesita seguridad jurídica, certeza y agilidad administrativa en este proceso”, ha añadido.

Buruaga ha asegurado que el PP va a ser el principal aliado de Solvay en Cantabria y desde el Gobierno de España, porque su partido está a un paso de ganar las elecciones y conseguir que el país y la comunidad autónoma tengan el presidente que necesitan.