Una cosa es el respeto institucional y otra cosa es dar una opinión.