Revilla confirma el adelanto en una semana de esta medida y expresa su “profundo malestar” por el criterio de reparto del fondo contra el COVID-19

Cantabria y Euskadi abrirán la movilidad entre sus territorios a partir del 15 de junio, una semana antes de lo previsto, petición conjunta del presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, y del lehendakari Urkullu que este domingo ha recibido el visto bueno de Pedro Sánchez, en el transcurso de la decimotercera reunión de la Conferencia de Presidentes.

En ella también se ha abordado el reparto del fondo no reembolsable que el Estado va a destinar a las comunidades para paliar el coste provocado por el COVID-19. Finalmente, y a la espera de que pueda prosperar la protesta del Gobierno regional, Revilla ha visto “confirmado y acrecentado el pesimismo” que tenía a respecto y Cantabria recibirá menos de lo que le correspondería por la normativa de financiación autonómica e, incluso, por población.

Estos dos han sido los temas fundamentales sobre los que ha girado la intervención de presidente autonómico al término del encuentro, junto con las medidas de flexibilización que entrarán en vigor mañana, lunes 8 de junio, con motivo de la entrada de Cantabria en la fase 3.

Sobre la conexión con Euskadi, Revilla ha explicado que ambos gobiernos enviarán el martes la petición al Ministerio de Sanidad para formalizar la autorización expresa a la que se ha comprometido Pedro Sánchez. “No tengo ninguna duda de que nos lo van a permitir”, ha afirmado el jefe del Ejecutivo cántabro, que considera muy importante adelantar una semana la llegada de turistas vascos para reactivar la economía y tener “un fogueo” de lo que será una “desescalada total” a partir del día 21.

Debido a la situación extraordinaria provocada por la pandemia, el presidente cántabro ha augurado una mayor afluencia de vascos este año y se ha mostrado optimista con respecto a la posibilidad de “salvar parte del verano”, gracias fundamentalmente al turismo nacional, porque la gente tiene “ansias por salir”.

Además, ha reconocido que el acuerdo es especialmente beneficioso para Cantabria, porque la balanza comercial y el trasvase de personas es mucho mayor de Euskadi hacia aquí que no a la inversa, motivo por el cual ha querido agradecer la defensa que el lehendakari ha hecho de esta medida a la que se van a sumar otras comunidades como La Rioja, mientras que Asturias lo va a estudiar y Navarra lo descarta por el momento.

Eso sí, Revilla ha vuelto a apelar a la responsabilidad ciudadana y ha hecho un especial hincapié en que quienes decidan viajar de uno a otro territorio deberán atenerse a las normas que cada comunidad establezca, que no son las mismas en determinados supuestos.

Por otro lado, ha explicado que tanto él como Urkullu quieren aprovechar la buena sintonía que existe entre ellos para conseguir otros objetivos comunes, como es el caso de la conexión ferroviaria entre Santander y Bilbao, en la que el lehendakari está “muy interesado”, según el presidente cántabro. “Bilbao es el gran hinterland de Cantabria, puesto que nos conecta con Madrid, con el Ebro y con Francia, amén del tren nuestro con Madrid -el que va por Reinosa-, que tendría que estar ya acabado”, ha dicho.

En cuanto al reparto de los 16.000 millones del fondo no reembolsable para las comunidades autónomas, Miguel Ángel Revilla ha expresado su “profundo malestar” porque Cantabria recibiría, de la parte destinada a compensar el gasto sanitario, tan solo un 1,1% del total. Según ha explicado, este criterio no tiene en cuenta el coste efectivo de los servicios, como pedía el Gobierno regional, pero tampoco la normativa vigente en materia de financiación autonómica, por la que le correspondería un 1,75%. Ni siquiera coincide con la densidad poblacional, ya que la región representa el 1,2% de la población total de España.

Para Revilla, la discriminación es “aún más grave” porque este último filtro, el del número de habitantes, sí se va a aplicar para la distribución del resto del fondo. “Nos corresponderían 178 millones por financiación y vamos a recibir 120 millones, la broma no es poca”, ha lamentado el presidente, que no ha obtenido réplica de Pedro Sánchez a su protesta, como tampoco la ha tenido la consejera de Economía, María Sánchez, de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, bajo el argumento -ha apostillado el presidente- de que “es lo que hay”.

El jefe del Ejecutivo ha señalado que Cantabria realiza la tercera mayor inversión en sanidad por habitante de todo el país y que eso no puede suponer un “castigo”, habida cuenta de que, gracias a ello, la región presenta una situación “mucho mejor” que otras comunidades autónomas. “No benefician a los territorios que más invertimos en sanidad ni son justos”, ha zanjado.

Finalmente, el presidente ha introducido hoy una nueva petición relacionada con el IVA aplicado al sector turístico, que Cantabria y otras comunidades demandan que se rebaje al 4% de manera “coyuntural”. Asimismo, ha vuelto a insistir en las reclamaciones recurrentes de Cantabria en todas y cada una de las reuniones anteriores, como son la liberación de los 450 millones del superávit de los ayuntamientos cántabros para dinamizar la economía, la recaudación del IVA adeudado de 2017 y el pago de los 22 millones correspondientes a la anualidad de las obras de Valdecilla de 2016. De momento sigue sin haber respuesta, como tampoco la hay con otras solicitudes más recientes, como la exención del pago del IVA de las mascarillas.

Medidas de la fase 3

El presidente Revilla firmará hoy el decreto que regulará las medidas de flexibilización que entrarán en vigor en Cantabria a partir de su publicación, mañana, en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC). El decreto recoge las propuestas de la Comisión de Desescalada y sigue dos criterios fundamentales: garantizar la salud de la población y fomentar el restablecimiento de la actividad económica, especialmente en los municipios de menor población, donde el impacto de la pandemia ha sido menor.

Entre las medidas concretas, destaca la ampliación al 100% del aforo permitido para para comercio minorista, mercadillos, bares y restaurantes, locales de ocio nocturno o zonas comunes de los hoteles en municipios menores de 5.000 habitantes, porcentaje que se reduce al 75% en aquellos cuya población oscile entre 5.000 y 10.000, y al 50% en los mayores de 10.000.

Asimismo, el Gobierno de Cantabria aumenta el aforo de un tercio fijado por el Estado para pubs, whiskerías y bares especiales, de forma que en este tipo de establecimientos se les aplicará la misma horquilla que al resto de negocios hosteleros, en función del municipio donde se ubiquen. En el caso de las discotecas, se mantiene la regulación estatal y podrán abrir con un tercio de su capacidad.

Guarderías y escuelas infantiles podrán abrir desde este lunes, siempre que los titulares así lo decidan, con atención preferente para las familias más vulnerables. El decreto incluye un protocolo específico de funcionamiento para estos centros con una serie de medidas de higiene, aforos o ratios de niños por educador, entre otras.

Además, se recupera la formación presencial de las entidades de formación profesional para el empleo y la actividad de autoescuelas y academias, en este caso con un 75% de aforo, si los locales reúnen las condiciones para garantizar el distanciamiento social, o un 50%, si no es posible hacerlo.

El aforo de las instalaciones turísticas aumenta al 75%, en el caso del teleférico de Fuente Dé, y al 50% en Cabárceno. El acceso a El Soplao, como se realiza en tren, se regula por las condiciones del transporte ferroviario, con lo cual se permite el 100% de ocupación, manteniendo siempre las normas de seguridad.

Las instalaciones deportivas y piscinas podrán funcionar siempre que no exista contacto físico y con una superficie libre por persona de 4 metros cuadrados como mínimo, sin superar el 50% del aforo máximo y con grupos menores a 30 deportistas. En cuanto al uso de vestuarios en los centros deportivos y de ocio, el decreto de Cantabria recomienda no utilizarlos, aunque cabe la posibilidad de hacerlo de acuerdo con la regulación de Estado.

El decreto regula, finalmente, las condiciones para el ejercicio de la navegación deportiva, como es el caso de las traineras, y el funcionamiento de las atracciones de feria, cuyo aforo está limitado al 50% por fila en el caso de atracciones con asientos y al 30% en las que no los tienen.

La norma incluye 3 anexos sobre medidas de actuación ante cualquier sospecha de COVID-19, criterios de higiene y prevención, y directrices para el funcionamiento de las guarderías privadas.