Ábalos se parece cada vez más a Pepiño Blanco, Sánchez a Zapatero, pero Revilla sigue siendo el mismo, y traga. El PP critica al ministro de Fomento por paralizar la Autovía Burgos-Aguilar.

El portavoz del Partido Popular, Iñigo Fernández, ha lamentado la anunciada paralización del Plan de Carreteras que impulsó el Gobierno de Mariano Rajoy, y que entre otras consecuencias supone dejar en suspenso la tramitación para finalizar la conexión entre Aguilar de Campoo y Burgos. “Es una obra que no se ejecuta en Cantabria para que fundamentalmente da servicio a nuestra región, con lo que si se paraliza se perjudica a Cantabria”.

Fernández ha lamentado la parálisis general que lleva la ejecución de las infraestructuras en Cantabria desde la llegada de Sánchez a La Moncloa, algo que achaca a “los pagos de Sánchez” a sus socios, que suponen sacrificar a Cantabria y otros territorios detrayendo inversiones para satisfacer las demandas de los nacionalistas. En el caso de Cantabria, Fernández afirma que esta paralización se está haciendo con el beneplácito de Revilla, que mientras se enfadaba cuando el anterior ministro de Fomento “venía con el BOE para anunciar nuevas infraestructuras, ahora que todo se paraliza “parece más feliz, lo que demuestra lo que le importa Cantabria”.

Según ha explicado Fernández, en la autovía burgalesa hay ya dos tramos en servicio, pero sin embargo quedan aún 49 kilómetros por ejecutar, que de entrar en servicio permitirían ahorrar 15 minutos a los conductores, además de aumentar la seguridad ya que actualmente la conexión existente es una carretera nacional de doble sentido. El portavoz del PP considera que esta nueva mala noticia para Cantabria pone en evidencia el papel que están jugando el presidente Sánchez, su ministro de Fomento y el presidente de Cantabria, “Ábalos se parece cada vez más a Pepiño Blanco, Sánchez a Zapatero, pero Revilla sigue siendo el mismo, y traga”.

Por todo ello, Fernández ha anunciado que el Partido Popular presionará tanto al Gobierno de España como al de Cantabria para evitar la paralización de esta obra. Por un lado, el pasado 7 de noviembre se registró en el Parlamento de Cantabria una interpelación al Gobierno de Cantabria sobre sus criterios “en relación con la ejecución y puesta en servicio de los tramos pendientes de la autovía A-73”. En las Cortes Generales, los senadores por Burgos del PP  también han presentado iniciativas en defensa de la no paralización de la A-73.