El incumplimiento de Rajoy pone de manifiesto la debilidad de Buruaga

Flaco favor a hecho Rajoy a la nueva presidenta del PP de Cantabria. La decisión de no incluir la enmienda, previamente anunciada, en el Senado, sobre la financiación de Valdecilla, puede acabar con la credibilidad de Buruaga.

Los más críticos, lógicamente, han sido el Presidente y la Vicepresidenta del Gobierno de Cantabria. No se han andado con chiquitas la mayoría de los diputados del PP en el Parlamento de Cantabria.

Varios de estos diputados me confesaban que parece que Buruaga “está mas preocupada por tomar la portavocía del Grupo Parlamentario”, que con defender los intereses de los cántabros en Madrid.

Buruaga, que sobre el papel, está apoyada por su partido en Madrid, ha obtenido un estruendoso fracaso.  No conseguir que el PP introdujera la famosa enmienda en el Senado suena a ninguneo absoluto.

Buruaga ganó el Congreso del PP de Cantabria pero ha perdido el poder en el PP. Incluso quien le apoyó ahora mira hacia otro lado. Parece que la gestión de los problemas internos han debilitado su posición. “Es impensable que Diego no hubiera conseguido la inclusión de esta enmienda en el Senado” afirman los diputados del PP en el Parlamento de Cantabria

Deudas del gobierno de Rajoy con Cantabria

En la comparecencia en rueda de prensa del Presidente y la Vicepresidenta se informó detalladamente de las deudas del Estado. A fecha de hoy, el Estado adeuda a la región más de 50 millones correspondientes a la financiación de Valdecilla. 16 de la implantación de la LOMCE. 16,5 del convenio para el desarrollo del campus Comillas y 34 del sistema de dependencia. Y ahora además incumplen los pactado y firmado sobre la financiación de Valdecilla.

Mariano Rajoy vino en 2015 a inaugurar “un inacabado Valdecilla y a prometer a los cántabros que pagaría todo el sobrecoste de las obras”… Se ha demostrado, una vez mas, que las palabras de un político tienen gran volatibilidad. Su firma no vale nada nunca pasa nada si no se cumple un compromiso firmado.

Esta vez la falta a la palabra, y la firma, dada le pueden costar caro a Rajoy. Revilla está dispuesto a airear en todos los programas de radio y televisión en los que participa este incumplimiento de palabra, que define perfectamente a una persona. Ya lo hizo con el famoso “Pepiño Blanco”.

En definitiva los Cántabros vamos a pagar la falta de apoyo que el PP de Madrid está ofreciendo a Buruaga, un cero a la izquierda para Rajoy pese a las declaraciones públicas de apoyo. Obras son amores y no buenas razones…

Revilla da diez dias de plazo

Diez días tiene Buruaga para convencer a Rajoy de que su credibilidad en Cantabria está en juego… si no lo hace su gestión habrá comenzado con un estruendoso fracaso. Nadie se cree las razones dadas en el Parlamento. Sus compañeros del grupo parlamentario son primeros en denunciarlo.

Las intrigas partidistas  están colocando a los cántabros en el vagón de cola nacional. Las concesiones que Rajoy a tenido que realizar a vascos y canarios, para conseguir aprobar el presupuesto, las pagaremos los cántabros. La excusa ideal es tener un partido dividido y sin un liderazgo claro.