UN MAR DE CRISTAL.

   Algún día bautizaré un universo infinito con tu nombre.

En él, crearé solamente para ti un planeta artificial

y para que nunca vuelvas a padecer sufrimiento alguno

pacientemente coseré a tu cuerpo un armazón de sólido coral.

   Hasta este enigmático lugar te llevaré agarrándote de la mano

y para ti, yo me convertiré en una luciérnaga imperial

para con esto, poder transportarte a un mágico país

en el cuál, tú podrás descubrir un enorme y gigante manantial.

    De él, fluirán y manarán las afrodisíacas aguas del amor

y nosotros, podremos beber de esa agua tan cristalina y celestial.

Quizá los dos podríamos transformarnos en cisnes

para poder navegar juntos, sobre un mar de cristal.

(Carolina Olivares, una madrugada de marzo. Año 2002)

“Romántica, es aquella persona que ve a otra

y la puede describir con los ojos rítmicos de la poesía

o de la prosa lírica.”