Buruaga afirma que el premio Beato es un homenaje merecido pero no hace justicia

Defiende que el mejor reconocimiento al personal sanitario y de los centros de mayores es que el Gobierno cumpla los acuerdos y mejorar sus condiciones de trabajo

La presidenta del Partido Popular de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha asegurado hoy que el premio Beato al personal de los centros sanitarios y de atención a las personas mayores y con discapacidad, es un merecido homenaje de la sociedad de Cantabria que, sin embargo, no les hace justicia.

“Aplaudirles estuvo bien, los premios honoríficos están muy bien, pero con esto no se les hace justifica”, ha dicho la presidenta, quien ha defendido que este es el momento de corresponder al riesgo y al esfuerzo que han hecho para salvar vidas.

Según Buruaga, quien este mediodía ha asistido a la entrega de la distinción  en la explanada del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, el personal sanitario y de los centros de mayores y atención a la discapacidad ha hecho una labor excepcional frente al Covid, pero todavía no ha terminado porque el virus continúa y viene un otoño complicado.

La presidenta de los populares cántabros ha destacado que todos ellos siguen ahí, en primera línea trabajando y preparados, pero tienen que saber y sentir que no están solos, merecen protección, respeto y compromiso y necesitan recursos suficientes, organización y coordinación.

“Y necesitan un Gobierno que gobierne, que gestione y que esté a la altura, que cumpla los acuerdos alcanzados y mejore sus condiciones de trabajo”, ha dicho Sáenz de Buruaga quien ha afirmado que además de una obligación, ese es el mayor y mejor reconocimiento para todos ellos.

Buruaga ha afirmado que esta crisis ha traído dolor, desgaste emocional y no poca incertidumbre, pero también está sirviendo para mostrar lo mejor de la sociedad y generar un capital en forma de responsabilidad y cuidado mutuo impresionante.

En su opinión, el acto de hoy debe servir también  para recordar una vez más a las víctimas de la pandemia, a los fallecidos y a los enfermos y a todas las personas anónimas que han procurado a todos atención y tranquilidad.