Vuelve Kenny Ruiz, uno de los autores que mejor reflejan la fusión de culturas e influencias que se ha dado a lo largo de las últimas décadas en nuestro país. Y lo hace con una reivindicación de la aventura pura. La apuesta se llama “Telémaco”, un reboot de “La Odisea” dirigido a todos los públicos. Hablamos, además, con el autor de su incursión en el mercado japonés adaptando a Osamu Tezuka. Con todos ustedes, Kenny Ruiz.

¿Qué es “Telémaco”?.

Es una serie de álbumes para chavales en las que Kid, Noiry y yo nos estamos permitiendo interpretar “La Odisea” con total libertad y entusiasmo.

¿Cómo nace la obra?.

Kid había contactado con Noiry y conmigo para que continuásemos “Magic7”, una serie juvenil de Dupuis, que sus creadores habáan abandonado.

Como el ritmo de trabajo estaba yendo muy bien, Kid me propuso colaborar en algo más pero yo, a priori, no estaba muy interesado. Entonces me preguntó si conocía el personaje de Telemaco, yo le conteste con un gif de la versión de “Ulises 31”. Era el tipo de respuesta Kid que estaba buscando.

Nunca pensé que tuviese entre manos un concepto tan fresco y mucho menos que le gustara la idea de ignorar completamente las referencias históricas. Desde el primer momento hubo mucha complicidad.

En la serie nos acercas a la mitología griega desde un punto de vista inédito: El protagonista es el hijo de Ulises, que vive aventuras similares a las de su padre en la búsqueda que emprende.

Gran parte de la Odisea es un relato que Ulises cuenta al rey Alcinoo. Como todo buen narrador, ha ocultado cosas o dado solo una versión de los hechos. Telemaco va a descubrir, poco a poco, los demás aspectos de la historia de su padre en sus propias aventuras.

Ademas Telemaco es solo el vehículo de la historia, su mirada inocente nos permite conocer a un buen montón de personajes y cada uno aporta una nueva pieza al puzzle de “dónde esta Ulises”.

El libro está dedicado a Ray Harrihausen, maestro de la animación que sorprendió con obras como  “Jason y los argonautas”.

Tanto “Jason y los argonautas” como “Furia de Titanes” fueron pelis clave en mi infancia. Las vi millones de veces. Tienen un sentido de la maravilla y el asombro, casi ingenuo que se contagia al espectador. Junto a “Saint Seiya”, son la razón por la que empecé a bucear en los libros de casa de mis padres buscando historias mitológicas. Para Kid la experiencia fue similar, y lo hemos tenido de referente durante todo el proceso.

En “Dos espadas” ya veíamos un acercamiento al público juvenil, y en la serie te vuelcas en llegar a los nuevos lectores y lectoras.

Creo que es porque es mi edad mental, je, je, je… hablando en serio, creo que un buen tebeo se puede leer a cualquier edad, pero solo es fascinante si es capaz de conquistar a un niño o niña. En esa etapa de la vida no tienes prejuicios ante nada y aún eres capaz de fascinarte, pero solo te dejas llevar por las historias que se sienten honestas y vibrantes. Para mi es el público mas exigente.

En Francia la apuesta por este sector es constante y en nuestro país cada vez se producen más obras y de mayor variedad.

En Dupuis el compromiso es completo. Se lanza la Revista Spirou cada semana, se hacen promociones con los tomos a muy bajo coste y se les presta especial atención a los mas pequeños en los festivales y promociones.

Por un lado esta la visión empresarial de que, si no se generan lectores jóvenes, la industria envejece y muere, y por otro lado esta esa búsqueda de hacer grandes obras que conquisten a niños y adultos, como el propio Spirou, Solos, Zorgblub o FRNCK. Estoy muy contento de formar parte de ese compromiso.

Cuando hablas de Kid te refieres al guionista Kid Toussaint, con el que, como decías, ya trabajaste en “Magic 7”.

Aun hacemos “Magic 7”. Alternamos las dos series, y procuramos sacar un tomo de cada una al año. Acabamos de terminar el tomo 8 y sabemos que tendrá 10 tomos así que hasta que lleguemos al final seguiremos con este ritmo.

Me encanta trabajar con Kid porque le puede el ansía de contar cosas, apenas acaba un guión ya esta con el siguiente, y en cada capítulo hay muchísimas información.

Como lector de BD me da rabia cuando los tomos son muy bonitos pero tengo la sensación de solo haber leído un prólogo, y tener que esperar un año para que empiece la chicha. Un guión de Kid, en términos televisivos, equivale a toda una temporada, y eso, alimenta mi apetito de narrador.

Sueles formar equipos de trabajo y repites en este caso con Noiry, con la que ya colaboraste en  “Dos espadas”.

La experiencia con Noiry en “Dos Espadas” fue inmejorable. Es la artista que mejor comprende y complementa mi trabajo, pero nunca soñé que pudiese contar con ella en el trabajo diario de una serie y muchísimo menos en dos, ya que ella tiene sus propios proyectos en “Pussy Crazys”.

Ha sido una suerte que Noiry estuviese interesada en trabajar de colorista justo ahora, cuando yo mas necesitaba una socia. Es la persona más profesional, constante, y brillante con la que he trabajado. Ademas me río mucho enviándome gif con ella.

Con “Magic 7” y “Telémaco” vuelves a trabajar en el mercado francés. Lo haces con Dupuis. ¿Cómo ha sido la vuelta?.

Sorprendente. Después de “El Misterio del Capitán Nemo” dí por terminado el BD para mi. Los editores buscaban algo que yo no quería hacer y no acababa de entender los hábitos del público. Cuando David Lafuente me propuso conocer a Kid, lo hice con desgana. Estaba seguro que no les gustaría mi manera de hacer las cosas y empezaría, otra vez, el interminable proceso de enmascarar mis influencias para poder camuflarme como “uno de los suyos”…  ¡para nada!.

Ya te he contado que con Kid hubo química desde el principio, pero también con Benoit y Stephane, nuestros editores. No he tenido que escuchar ni una vez lo de “es demasiado manga”. Todo han sido ánimos, fe en mi trabajo, y aliento para llevarlo aun mas allá. Si pudiera, me casaba con todos ellos.

En nuestro país edita Dolmen, dentro de la línea Siurell, muy ligado a tu producción desde tus  comienzos. ¿Ha cambiado mucho la apuesta de la editorial desde entonces?.

Muchísimo, al principio me sorprendió que lo quisieran sacar ellos, ahora no tienen un gran catalogo de tebeos para chavales, y creía que le serie estaría desubicada, pero ellos insistieron y la verdad es que han hecho una edición impecable, así que espero que funcione y saquen toda la serie.

La acción y el ritmo narrativo se convierten en protagonistas de la obra.

Nos hemos juntado el hambre con la ganas de comer. Kid cambia de escena y situación casi cada página y a mi me obsesiona que cada secuencia esté guiada por acciones secundarias que te empujan cuando la principal es mas parada… Vamos, un par de hiperactivos que no paran de hablar (cada uno en su idioma).

En tu obra el mestizaje de estilos tiene una gran relevancia y en la serie mezclas las posibilidades de la Bd francesa con tu pasión por el manga.

Esa “mezcla” me ha acompañado como un estigma toda mi carrera. Es la primera vez en la que se valora como algo positivo. Yo no soy muy consciente de ello. Está claro que tengo mucha influencia manga, pero también de mi trabajo haciendo storyBoards de animación, de mis millones de horas jugando a videojuegos y otras tantas leyendo BD y cómic de superhéroes. Es como en la secuencia de “Dark City” en la que mezclas un poquito de este recuerdo, y un poquito del otro y tienes algo nuevo, para mi es todo lo mismo, es… lo que soy yo, no lo puedo subdividir.

Recientemente has cumplido uno de tus sueños: publicar en el mercado japonés dentro de la revista  “Tezucomi”.

Si, fijate, me desviví por conseguirlo. Cuando tiré la toalla y pensé que sencillamente no era lo bastante bueno para ello, apareció Fred Toutalmont, editor de Euromanga, con este proyecto. He aprendido mucho de eso, aunque aun no se muy bien cual es la lección , quizá es parecido al amor, hay que saber diferenciarlo de la obsesión para poder disfrutarlo.

Lo haces, además, con un personaje creado por el dios del manga, Osamu Tezuka.

El proyecto en si es un homenaje a la obra de Tezuka. Cada mes autores japoneses realizan varias series reinventando clásicos del maestro, e invitan a un Occidental a hacer una historia corta de algún personaje que le guste. Mi historia apareció en el segundo capítulo así que puede elegir el personaje que más ganas tenía de hacer: Songoku.

En su origen “Boku no Son Goku” recupera una de las obras esenciales de la literatura China, “Viaje al Oeste”. ¿Supuso una gran responsabilidad?.

No tanto. Lo que más me gusta de Osamu Tezuka es el desparpajo y descaro que transmitía en sus mangas. Hizo una “versión ” de Metrópolis sin ver la película, solo porque le fascino el cartel y el titulo. Con “Viaje al Oeste” pasa justo igual. “Boku no Songoku” significa algo así como “mi propio Songoku”. El propio título es una declaración de intenciones de “voy a hacer lo que me de la gana”. Cogió los elementos clave del clásico chino y los llevó a su terreno, con su loco humor y sus referencias a la animación americana… Así que si quería homenajearlo a él, debía hacer lo mismo. Mi versión es “Mi propio Boku no Songoku”, si me aceptas el juego de palabras. Hay referencias a videojuegos, a los mangas de superación, a otras obras del propio Tezuka, y si apuras, hasta al “Cazador de Rayos”. Lo he tratado como si fuese mio, aunque todos los días pedía disculpas al Maestro por mi osadía. Espero que comprenda que esto es lo que debía hacer.

El manga de origen fue una inspiración para Akira Toriyama y el personaje de Goku le debe su nombre a la obra.

Hay infinitas versiones de Songoku. Claro que mi favorita es la de Toriyama, pero es también la más alejada al mito. Yo me concentré en algo que suelen dar por sentado en otras versiones. Casi todas las deidades chinas tienen la capacidad de transmutarse en otras criatura, como Ulong en “Dragon Ball”, y a nadie le extraña que puedan hacerlo. Bien, mi objetivo es averiguar como se aprende la tecnica de la transmutación.

La experiencia está suponiendo una entrada para autores europeos y españoles como Víctor Santos, Belen Ortega o Ken Niimura.

Ken fue el primero, aunque él es Japones, así que cuenta como autor local, pero también esta Juan Diaz Canales, Luis NTC, y alguno más que aún se baraja. Es mérito de estos autores. Fred, el editor, ha sondeado todos los mercados de cómic Europeo buscando los más interesantes para versionar al maestro. Cuando estuvo de visita en Madrid fuimos a comprar cómic juntos y él ya tenía claro los que le gustaban y los que no. Es una suerte para la revista “Tezucomi” contar con un editor como él, capaz de captar a autores como los que hemos nombrado.

Hace décadas, Kodansha intentó un acercamiento entre el cómic europeo y el manga japonés que no fructificó. ¿Crees que puede ser una nueva oportunidad para crear algo nuevo?.

No estoy seguro, es algo muy encapsulado en la revista. Está claro que nos sirve para que el público japonés se familiarice con nuestra forma de hacer manga, pero hay apuestas más serias, como la serie “Radiant”, de Tony Valente, que se esta imponiendo en las estanterías de las tiendas de manga japonesas luchando mano a mano con “Onepunch Man” o “Hero Academy”. Eso si es una lección de que lo que importa es la calidad de lo que haces y no de donde vengas.

Compaginas el trabajo en la serie con tu labor como docente. ¿Es complicado poderlo  compatibilizar?.

Ya no, ahora compatibilizo mi trabajo con ser padre, que es infinitamente mas difícil que enseñar a hacer tebeos.

¿Ha cambiado la paternidad tu manera de enfocar tu trabajo?.

Mucho. La paternidad lo impregna todo. Principalmente antes solo buscaba horas para poder invertirlas en hacer mejores tebeos, y ahora hago los mejores tebeos que puedo en las horas que no puedo estar con mi hijo.

¿Para cuándo un nuevo “Telémaco”?.

El tomo dos ya esta publicado en francés, y he parado de hacer los bocetos del tres para contestar esta entrevista, así que la maquina esta a tope.

¿Proyectos?.

Tenemos planeado llegar al tomo 10 de “Magic7”, al 4 de “Telémaco”, y una historia más con “Tezucom”i, de la que no puedo hablar mucho.

Tengo mucha suerte de haber dado con un equipo creativo y técnico con el que me entiendo tan bien y quiero aprovechar al máximo, asé que hay mucho que hacer.

Links de interés:

Entrevista a Kenny Ruiz por su trayectoria.

Infame&Co