En otra época, fue el Western, allá por los años 50-60 del siglo pasado, luego le toco el turno a los espías bajo el telón de acero, un asunto que se extendió algo más de tres décadas, hasta que fue literalmente absorbido y devorado, en el peor de los sentidos, por el cine de acción, un género que ha mutado para traernos, gracias a esa maravilla visual incombustible, que representan los efectos generados por ordenador, a todos aquellos héroes de papel, que tímidamente comenzaron a asomar en la década de los 90, para acabar tomando la alternativa en el nuevo milenio, imponiéndose incluso a piratas saltimbanquis y robots gigantes transformables a su paso.

Cada época cinematográfica tiene su estilo, el público elige y es soberano, y ya pocos dudan del poder de este tipo de producciones, que han generado una curiosa guerra entre gigantes, que tiene a DC como un evidente patito feo que llega tarde al baile, y se encuentra con la más guapa rodeada de toda la atención, una Marvel equilibrada y sobrada de experiencia en la comparación, que no necesita encontrar un estilo propio.

Quizá algo agotada en las batallas, a la franquicia no le queda otra que seguir reinventándose, y recurrir al humor, uno de esos reproches generales que no ha podido obviar, y que ya se encontraba presente en ‘Aquaman’, algo que queda reafirmado con este nuevo personaje.

Termine agotado de ver “Shazam!” (2019) de David F. Sandberg con Zachary Levi, Asher Angel, Jack Dylan Grazer, Mark Strong, Grace Fulton, David J. MacNeil, Michelle Borth, Djimon Hounsou, Adam Brody, entre otros. Comic basado en el personaje de DC Comics del mismo nombre; es la 7ª entrega dentro del Universo Extendido de DC Comics (DCEU) y primera versión cinematográfica del personaje; un adolescente que puede transformarse mediante la palabra mágica “Shazam!” en un superhéroe adulto.

Con un costo de $80 millones, el filme lleva recaudado más de $363 millones. La acción tiene lugar 2 años después de la invasión de Steppenwolf a La Tierra, que son los eventos mostrados en “Justice League” (2017), solo que en esta ocasión, conoceremos el origen del superhéroe, que por cierto no se desarrollaba en la serie de TV, que estaba dedicada de lleno a la acción, mientras que en este caso nos enteramos cómo adquirió los poderes.

Y sinceramente, se meten de lleno en el humor infantil, eso no es algo malo, pues yo vi la serie cuando tenía 8 años y me pareció muy seria, pero aquí se pasan en lo paródico de las situaciones, que sin vergüenza alguna, establece edades máximas para su disfrute; y en el fondo trata temas como el acoso escolar, la hermandad, más allá de la línea de sangre, el paso de la niñez a la adolescencia desde el punto de vista masculino, etc.; y como filme de superhéroes no hay mucha novedad; honestamente puedo decir que me resultó muy larga al inicio, algo aburrida y causa ansiedad para ver a Shazam en acción; y una vez dentro, resultó muy esperpéntica, demasiado humor tontorrón para mi gusto; y en cuanto a la historia, hace su trabajo sin mucha sorpresa o imaginación.

Del apartado de los efectos especiales, son buenos, pero no hay escenas alucinantes, no hay combates reales o magia que no sea humo y relámpagos; y la parte “gore” es muy sutil. El villano me resultó un chiste, y los antiguos “7 Pecados Mortales” estuvieron desaprovechados, por cierto, muy mal diseñados, parecen de los 90s, aquellos que eran hechos de arcilla/“stop-motion”, y no hubo siquiera tiempo de saber qué pecado era cuál… Las comparaciones con “Deadpool” están, pero sin la extravagancia/vulgaridad, aun así, la mayoría de las bromas son ordinarias, y se exceden en los numerosos momentos de descubrimiento de los poderes… aunque confieso que los hubo unos muy graciosos.

En los personajes, hay una gran desconexión entre Billy y Shazam, casi como un Dr. Jekyll & Mr. Hyde inverso; mientras que a excepción de Freddy, todos los demás “hermanos” son completamente unidimensionales y estereotipados. Del reparto, Asher Angel tiene muy poco desarrollo, pues Zachary Levi se lo traga como Shazam, un superhéroe demasiado tonto; mientras que Jack Dylan Grazer como Frederick “Freddy” Freeman es lo más gracioso y el único actor salvable del reparto, tiene mucho control de su personaje, con mucho diálogo nervioso y mucha chispa, y se hace empático.

Lo malo es Mark Strong como el villano Dr. Thaddeus Sivana, sin fuerza, risible y absurdo, un actor tan malo que ni siquiera se le puede tomar en serio; sin olvidar el penoso trabajo de maquillaje en Djimon Hounsou, horrible, y un papel bastante sonrojante.

El filme tiene mucho absurdo, la exageración es demasiado evidente, tanto que impacta la lógica más básica, como cuando Shazam atrapa el autobús que cae presionando sus manos contra el parabrisas, que de alguna manera permanece intacto… cuando estaba más que roto, seguramente se habría derrumbado bajo tal fuerza/presión; y aun así, hay hoyos en la trama, como cuando los hermanos están en el carnaval, y Mary dice “separemos los pecados del ojo, y él es solo un hombre viejo”, no hay manera de que Mary pudiera haber sabido que se les llama “pecados” en base a cualquier información anterior a eso, ni que al separarlos el villano quedaba frágil, o que los pecados que se esfuman, no lo hagan cuando son golpeados… Con todo, el filme tuvo muy buena recepción, que actualmente hay una secuela en desarrollo. En mi caso, el comic está saturado, y cada vez más están direccionados al público cada vez más infantil. «Solo di la palabra»

Patxi Álvarez