Seguros de coche 2.0: Las ventajas de la contratación online

La migración al comercio electrónico va en aumento cada año. En esta ola, la contratación de seguros en Internet ha pasado a ser una realidad cada vez más afianzada en las preferencias del usuario. Y es que se trata de una generación ávida de fórmulas poco complejas a la hora de completar los trámites necesarios para tomar las riendas de su vida. Cada vez se valoran más los mecanismos rápidos, al alcance de todos, y lo menos complicados dentro de lo posible.

Contratar un seguro de automóvil online supone, justamente, un proceso rápido y sencillo, que pone a disposición del cliente potencial un gran abanico de opciones e información que le permiten tomar la decisión más acertada. Además, este proceso suele poder completarse en su totalidad por vía telefónica.

¿Quiénes prefieren esta modalidad? Sin duda, los más jóvenes. Jóvenes, en efecto, pero con la edad suficiente para asumir la responsabilidad de conducir su propio coche y todo lo que eso conlleva.

Los portales para la contratación de servicios aseguradores promueven como principales ventajas la sencillez del proceso, la transparencia —toda la información es fácilmente comprobable—, y la seguridad. Además, se trata de una buena forma de construir un plan adaptado a tu presupuesto, tus necesidades y tu propio historial. En fin, un plan hecho a medida.

Modalidades más frecuentes

Entre los tipos de seguros más contratados, el seguro a terceros básico encabeza la demanda. No es de extrañar ya que es obligatorio tener por lo menos esta modalidad y la contratación online resulta más fácil e inmediata a la hora de obtenerla.

También existe otra razón, pues quien está tras el ordenador evaluando qué seguro adquirir cree firmemente que no hay motivos para invertir una suma alta para cubrirse ante cualquier imprevisto —imbuidos por su juventud, no llegan a considerar esta posibilidad como próxima y posible—.

Un joven conductor prefiere invertir en otro tipo de complementos para su coche, antes de hacerlo en algo menos tangible, como lo es el seguro. En cambio, un paquete de seguro a todo riesgo es la póliza preferida de los conductores con mayor experiencia, y también madurez, en el momento de tomar decisiones de esta índole.

Otra ventaja de la contratación aseguradora en línea consiste en esa especie de anonimato que te permite despejar todas las dudas, sin importar cuál sea tu caso.

Supongamos, por ejemplo, que estás buscando un nuevo seguro porque te han cancelado tu anterior contrato por razones nada halagadoras. La comparación de las ofertas y condiciones de las diferentes compañías aseguradoras disponibles resulta fundamental y, gracias a internet, puede hacerse fácilmente en comparadores online como assuroto.

Esta página puede suponer una nueva oportunidad para los conductores que no tienen un historial de tráfico impecable, o que utilizan con tanta frecuencia su vehículo que es prácticamente inevitable no sufrir pequeños incidentes, como golpes leves, rasguños o abolladuras. Este tipo de conductores fácilmente podrían entrar en el colectivo que, en Francia, se conoce como “malos y cancelados” (résiliés et malussés).

Contratar en línea una póliza de seguro, en definitiva, le permitirá al cliente contrastar las ventajas y desventajas de una u otra compañía, en base a sus necesidades y peticiones más especiales.

La mayoría de empresas aseguradoras son fieles a la cláusula bonus-malus. Se trata de un indicador que se calcula teniendo en cuenta el número y tipo de siniestros declarados ante la compañía. Algunas aseguradoras penalizan un saldo negativo en esta cláusula con recargos en las primas. En cambio, obtener un saldo positivo podría traducirse hasta en un 60 por ciento de descuento en el importe de la póliza.

Cada compañía de seguros tiene sus propias primas de referencia. El conductor debe comprobar la prima de referencia aplicable a partir de la compañía de seguros que ha seleccionado. Generalmente, se calcula de forma anual.

¿Pueden desestimarme todas las compañías aseguradoras?

Claro que pueden, pero esto no significa que estés condenado al desamparo o a la imposibilidad de conducir tu propio coche.

Puesto que es obligatorio contar con algún tipo de responsabilidad civil cuando llega el momento de coger el volante de tu coche, el gobierno francés ha creado la BCT (Oficina Central de Tarificación), con la finalidad de determinar la suma que tendrás que pagar a la compañía de seguros seleccionada.

Esta cantidad se considerará como el precio de la póliza y será admisible, por lo menos, durante un año.