El Gobierno: “Está garantizado el objetivo de reorganizar las sedes judiciales en Santander y el proyecto de la calle Alta”

La consejera de Presidencia y Justicia lamenta que el PP ponga en duda la profesionalidad de los funcionarios en los nombramientos de altos cargos

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria, Paula Fernández, ha afirmado que el objetivo de reorganizar las sedes judiciales de Santander y la construcción de un nuevo Palacio de la Justicia en la calle Alta “está garantizado” y ha negado “cualquier tipo de contradicción” para el desarrollo de esta iniciativa.

El Gobierno de Cantabria ha salido al paso de las declaraciones realizadas hoy por la diputada del PP, Isabel Urrutia, relacionadas con las sedes judiciales y el procedimiento de nombramiento de los altos cargos, y ha lamentado su “interés político por generar polémicas que son artificiales”, que “no contribuyen a mejorar los servicios” y “en ningún caso interesan a los ciudadanos”.

Según ha explicado la consejera, el presidente, en su discurso de investidura, trasladó la necesidad de dotar de nuevos espacios judiciales a la ciudad de Santander y dar respuesta a una “demanda histórica” de la Administración de Justicia en Cantabria, que es compartida por todos los agentes judiciales, consistente “en reducir las sedes judiciales y tender a la unificación”. Todo ello, ha dicho, con la voluntad de contribuir a mejorar la atención prestada por los juzgados y servicios de la Administración de Justicia en la región.

Con este objetivo, ha asegurado que su departamento desarrolla en estos momentos un plan de reorganización de los edificios judiciales, que incluye un análisis de los distintos edificios y sus posibilidades, así como reducir los espacios existentes y los trabajos necesarios para adaptar esos inmuebles, con el objetivo de lograr una organización coherente de las unidades judiciales.

En este plan, se incluye la construcción de la nueva sede judicial en el convento de Santa Cruz de la calle Alta, un proyecto “a largo plazo, más lento y con limitaciones”, que exige cumplir con todas las garantías, dado que las obras se deben realizar en un conjunto catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y deben compatibilizar su desarrollo con el respeto al patrimonio.

De este modo, ha defendido que el proyecto de esta nueva sede judicial “sigue plenamente vigente” y su alcance final y las dependencias que albergará de forma definitiva se conocerán a la conclusión de los mencionados estudios y de la posibilidad de incrementar la volumetría del edificio.

Nombramientos

Respecto a los procedimientos de nombramientos de altos cargos, la consejera ha afirmado que se han producido con total transparencia, publicidad y legalidad, “más allá de errores administrativos que han sido corregidos de forma inmediata y sin consecuencias legales”. Paula Fernández ha expresado su apoyo y confianza en los funcionarios del Gobierno cántabro y ha lamentado que el PP ponga en duda públicamente su profesionalidad por “intereses partidistas”.

Por último, ha mostrado su sorpresa por la preocupación del PP con la prestación de servicios de calidad mediante el desarrollo de un plan de empleo en la Administración Autonómica, cuando, como ha recordado, este partido fue el “artífice” de la destrucción de miles de puestos de trabajo en las administraciones públicas y de la perdida de importantes derechos laborales para sus empleados.