Revilla defiende la apertura de los colegios como “una obligación” y asegura que se han tomado todas las medidas para que las aulas sean lugares seguros

El presidente espera que los proyectos cántabros reciban fondos de la UE y urge un Consejo de Política Fiscal y Financiera para despejar dudas y afrontar la elaboración del presupuesto de 2021

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha defendido hoy la apertura de los colegios a partir del próximo lunes como “una obligación” que implica a instituciones y familias, una vez adoptadas todas las medidas posibles para que las aulas sean “lugares seguros”.

Revilla ha realizado estas declaraciones al término de la XXII Conferencia de Presidentes, celebrada este viernes por décimo sexta vez desde que comenzó la pandemia de COVID-19, durante la cual ha quedado constatado que, a pesar de no ser posible una “seguridad absoluta” en la actual situación de pandemia, todas las autonomías han dispuesto los medios precisos para hacer posible el inicio del curso escolar.

La homogeneidad de las medidas a aplicar en los centros escolares cuando se produzcan casos positivos ha sido uno de los aspectos destacados en la reunión, en la que todos los presidentes han destacado el compromiso de “velar por que la seguridad sea máxima en el territorio español”.

El presidente ha abogado por la normalidad en todos los centros escolares, incluidos los de Santoña, a pesar del cordón sanitario adoptado esta misma semana por la Consejería de Sanidad. En este sentido, ha indicado que la incidencia de la COVID-19 entre la población menor de 15 años es inferior en esta localidad a la media regional, con un 7,8 frente al 11%.

En rueda de prensa, Revilla ha destacado que la decisión de abrir o no los centros escolares “no es competencia” del profesorado, sino que corresponde a la Consejería de Sanidad, la cual no considera que en este momento haya “mayores riesgos” en Santoña que en otras localidades de la Comunidad Autónoma.

Sobre la evolución de la pandemia, ha apuntado que Cantabria se encuentra en mejor situación que la media española y ha explicado que el aumento de contagios de las últimas semanas era “previsible”, dada la apertura de la movilidad y de la economía en los últimos meses.

En este sentido, ha asegurado que en este momento “hay preocupación, pero no alarmismo”, dado que la situación no es comparable con la vivida en abril y mayo en términos de capacidad sanitaria, aunque –ha advertido- “tenemos que convivir” con la pandemia y ser “muy rigurosos con las medidas sanitarias y con los contactos”.

El presidente Revilla ha puesto en valor la capacidad de reacción “con prontitud” que está teniendo la Comunidad Autónoma en las situaciones más graves y la adopción de medidas “con criterios técnicos”, en los que “no hay voluntad política”, sino decisiones que dependen de los profesionales de la Consejería de Sanidad.

A este respecto, ha explicado que en función de esos criterios se ha adoptado la “dura” decisión de retrotraer a Santoña a fase 2, una situación que en este momento no se baraja para ninguna otra localidad y que podría ser inferior a los 14 días anunciados en función de la evolución que se produzca en la villa en los próximos días.

Participación en las decisiones sobre el Fondo de Recuperación

Por otro lado, Revilla ha pedido a Pedro Sánchez mayor papel y capacidad de negociación e interlocución de las comunidades autónomas con la comisión dependiente de Moncloa que va a seleccionar los proyectos que España enviará a Europa para ser financiados con cargo al Fondo de Recuperación.

El presidente ha confiado en que esta comisión tenga en cuenta la “fiabilidad” de los proyectos y no haya discrecionalidad en las decisiones, al tiempo que ha subrayado que Cantabria trabaja con “proyectos muy elaborados y sólidos”, como La Pasiega, que gozan de consenso político, social y del ámbito económico y empresarial.

Entre las peticiones que ha planteado al Gobierno, ha señalado la convocatoria inmediata del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para que las Comunidades Autónomas puedan saber cuáles son los recursos del Estado con los que van a poder contar para elaborar los presupuestos de 2021, los anticipos a cuenta o si va a haber modificaciones en la regla de gasto.

También ha reiterado la necesidad de que el reparto de fondos entre las autonomías se realice conforme al coste efectivo de los servicios, un criterio que no ha sido tenido en cuenta en la distribución del fondo no reembolsable destinado a educación, gestionado con criterios de población y sin tener en cuenta los desembolsos a los que se ven obligadas autonomías como Cantabria, que por sus características geográficas y poblacionales realiza más del 3% del gasto nacional en transporte escolar, pese a que la población apenas representa el 1%.

Revilla ha abogado además por que el Estado destine más apoyos para sectores estratégicos, como el automóvil o la industria agroalimentaria y se ha sumado a otros presidentes para defender la prolongación de los ERTEs al menos hasta el mes de enero.

Finalmente ha vuelto a incidir en “temas pendientes” que ha puesto reiteradamente de manifiesto en las sucesivas Conferencias de Presidentes, como la “agresión” que supone para Cantabria el recurso del Estado al fallo favorable de la Audiencia Nacional para que se paguen a Cantabria los 22 millones de euros impagados por las obras de Valdecilla; el impago de la anualidad de IVA pendiente de 2017 o el bloqueo de los remanentes de los ayuntamientos, sobre el que ha instado al Gobierno a realizar “una reflexión”, dado que “se ha quedado solo” en una postura que rechaza el resto de las fuerzas políticas.