Santander Si Puede denuncia un posible vertido contaminante en la costa de San Román

se presentará a las primarias

La formación municipalista alerta al Seprona y vincula el hecho con el cierre el pasado sábado 11 de junio de la playa de La Virgen del Mar.

En la mañana de hoy martes 14 de junio, Santander Sí Puede ha presentado una denuncia ante el Seprona por la detección de un “posible vertido contaminante en la costa norte del municipio de Santander, concretamente en la zona de San Román, junto al emisor de la antigua depuradora y a escasos trescientos metros en línea recta de la nueva depuradora.” Silvia Castillo, representante legal del partido, se ha personado en las dependencias de la Guardia Civil, aportando varias fotografías y videos de la zona, así como la localización exacta de la salida de aguas contaminadas.

Según ha informado la formación municipalista, “hace unas pocas semanas recibimos noticias por parte de vecinos de la zona de la existencia de este vertido cuya procedencia es en principio desconocida. Aunque todo apunta, al no existir otro foco de posible contaminación en los aledaños, a que es la Depuradora de Aguas de Santander (EDAR San Román), gestionada por la empresa MARE, el origen del mismo”. En un primer momento se pensó en un hecho puntual a pesar de lo cual aseguran que “tomamos muestras del agua y se ha hecho un seguimiento con varias visitas sacando fotos y videos para verificar que no se trataba de un hecho aislado”. José Gabriel Lastra, miembro del Comité Ciudadano y encargado de realizar dicho seguimiento, describe la zona afectada: “el vertido procede de una emisión descontrolada que aparece en medio de la costa entre las rocas, de un modo similar a un manantial, pero caracterizado por el olor pestilente y el color muy turbio del agua. Además, toda la flora del recorrido del agua hasta la línea de mar, en bajamar, se haya muerta y negra. Nos preocupa sobremanera porque tanto si es de aguas residuales, como si es de aguas a medio tratar o de productos químicos procedentes del trabajo de depuración de la planta, está claro si se visita el sitio que está afectando a toda la zona”

Ayer mismo el propio concejal de Santander Sí Puede, Antonio Mantecón, acudió a la zona alertado de nuevo por vecinos de San Román, y según sus palabras “para tomar una nueva muestra por si era necesaria y formalizar la denuncia ante el Seprona. El agua en la zona tiene un color oscuro y genera una espuma sucia de color marronaceo. Para cualquiera que lo vea es evidente que no está controlado”.

“Todo apunta, por las informaciones que hemos recibido y el aspecto de la zona, a que el problema lleva meses produciéndose y de hecho, la propia Guardia Civil al presentar la denuncia, nos ha informado de que hace un año ya fueron alertados de este mismo hecho, lo cual resulta extremadamente grave”. Parece ser que en esa ocasión el problema se origino por la sustracción de una bomba de la empresa depuradora, que esta misma no percibió hasta que se denuncio el vertido que estaba ocasionando la avería, según relata Silvia Castillo.

Mantecón ha vinculado este foco contaminante con el cierre al baño de la playa de la Virgen del Mar el pasado sábado, a un kilometro a aproximadamente de la zona de salida de las aguas sucias. “Habrá que esperar a las investigaciones, pero todo apunta a una relación entre ambos sucesos. Según hemos podido saber fue la propia Cruz Roja quien informó a algunos vecinos de que el cierre de la playa se llevó a cabo a instancias del Servicio de Protección Civil por detección de altos niveles de contaminación en el agua, y que según estos habían informado, todo hacia presumir que el origen podía ser un vertido de la propia depuradora”.

El concejal ha anunciado que, además de la denuncia, exigirá explicaciones y responsabilidades tanto a la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, como a la propia Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santander ya que, “de confirmarse  los hechos que se apuntan podríamos estar ante la comisión de un posible delito medio ambiental y contra la salud pública, algo que sin duda constituye un hecho de extrema gravedad que se suma al deterioro medioambiental de esta zona del municipio de Santander del que es responsable el propio equipo de gobierno del Ayuntamiento, con las  actuaciones que ha venido llevando a cabo en los últimos tiempos. Y producido de manera reiterada y continuada en el tiempo. Parece ser que la empresa no controla y los organismos encargados de hacerlo tampoco. Y pagamos los de siempre, los ciudadanos. Estas cosas exigen que se depuren responsabilidades y que se den respuestas de manera inmediata. Cerrar una playa al baño no es una solución: es un parche”.