Las elecciones vascas y gallegas son el tercer fracaso de Sánchez en 9 meses. Sánchez ha perdido, dos veces consecutivas, las elecciones en España y ahora en las autonómicas de Galicia y el Pais Vasco, ha conducido a su partido a su mínimo histórico.

El ya famoso NO ES NO que tanto divulga Pedro Sánchez es lo que de nuevo recoge en un electorado que no acepta la política que presenta el PSOE.

El aparato del PSOE que le apoya, se empeña en no escuchar a los ciudadanos. Parece mentira que Sánchez no advierta que los españoles no le quieren. No le aceptan. Tan solo obtiene votos por liderar una opción histórica de izquierdas. Cada día pierde más votantes.

El repunte obtenido en las segundas elecciones, tan solo se debió a un esfuerzo, que el votante clásico socialista hizo para no verse superado por Podemos.

En Galicia y Pais Vasco, Podemos se presenta ya como la primera opción de izquierdas.