Reivindicaciones planteadas. El Gobierno de Cantabria ha atendido todas las reivindicaciones planteadas por los sindicatos de Policía Local en la negociación de sus normas-marco

El uso de “otro tipo de armas” no es competencia del Gobierno regional, que está apostando decididamente por mejorar la carrera profesional y la formación de la Policía Local en Cantabria

El Gobierno de Cantabria ha incluido todas las reivindicaciones planteadas por los sindicatos de Policía Local en la negociación del proyecto de reforma de sus normas-marco, que ha contado con la máxima participación pública e institucional.

Las afirmaciones de los sindicatos APLB, CSJF, CCOO y USO no hacen honor a la verdad, ya que la competencia para dotar de “armas adecuadas en situaciones excepcionales” es del Estado y ningún cuerpo de Policía Local de España dispone de ellas.

La reforma de las normas-marco apuesta decididamente por la formación y la carrera profesional, pero esta última exige la planificación y diseño de cursos formativos con más carga lectiva de horas, para que sean avalados y autorizados por el Ministerio de Educación. En la actualidad, sólo dos comunidades autónomas regulan cursos de formación de 2.000 horas, el mínimo exigido para obtener un título oficial.

En este sentido, el Ejecutivo regional ha reforzado la formación de este cuerpo policial con más de 500 horas de perfeccionamiento y especialización en áreas de especial importancia para el desarrollo de sus competencias en los 36 Ayuntamientos de Cantabria que cuentan con Policía Local. De hecho, se ha incrementado el presupuesto para formación un 125%, pasando de los 40.000 euros de 2015 a los 90.000 que se invertirán este año.

Además, para mejorar la carrera profesional, el Gobierno de Cantabria, ya en 2016, modificó las condiciones de promoción interna y la movilidad homogeneizando las normas para todos los Policías Locales de Cantabria, un “gran paso” que ha contribuido a su promoción profesional, mejoras retributivas y favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral, entre otras.

De igual forma, en 2017, atendiendo a las demandas del colectivo de Policías Locales, el Gobierno regional reformó la Ley de Coordinación de las Policías Locales de Cantabria, que actualizó los requisitos de acceso, eliminó la exigencia de BTP (licencia vehículos pesados eliminada en la UE) y estableció la altura de ingreso de las mujeres, que pasó de 1,65 a 1,60 (en 2014 se había bajado la de los hombres, pero no la de las mujeres). Se equiparó así a la exigencia de Cuerpos similares como Guardia Civil, Policía Nacional y Cuerpos de Policías Autonómicas y la mayoría de las Locales.

El Gobierno de Cantabria quiere recordar que el proyecto de reforma de las normas-marco, en las que lleva trabajando intensamente durante el último año para recoger las aportaciones y mejoras propuestas por todos los sectores implicados, regula los aspectos generales que deben regir el régimen de los Cuerpos de Policía Local de Cantabria. Además, sienta las bases para homogenizar normativamente los temarios de los procesos selectivos, concursos y pruebas físicas, así como la uniformidad, material y medallas.