La nueva póliza cubre a pescadores, mariscadores y redera y da respuesta a la desprotección del sector en los últimos ocho años

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, se ha reunido con los representantes de la Federación de las Cofradías de Pescadores de Cantabria para informarles de que su departamento ha recuperado, después de ocho años, la póliza de seguros de accidentes para el sector pesquero con el fin de reforzar la seguridad de pescadores, mariscadores y rederas.

Blanco, quien ha estado acompañado por la directora general de Pesca y Alimentación, Marta López, ha explicado que esta decisión sirve para dar respuesta a la desprotección de los profesionales cántabros durante los últimos años con una póliza que ha sido suscrita por la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria por valor de 44.613 euros, gracias a una subvención nominativa aprobada en los Presupuestos Generales de Cantabria a favor de esta organización.

«Viene a suplir las carencias de los seguros obligatorios de mínimos que los armadores se veían obligados a contratar para realizar la actividad pesquera y los mariscadores y las rederas para cubrir los accidentes de trabajo», ha destacado Blanco.

Tal y como ha explicado, «en muchos casos las posibilidades económicas de las empresas no permitían ofrecer a los trabajadores coberturas particulares, o tan solo podían llegar a una cobertura básica que generalmente no cubría los accidentes de trabajo, dejando a los profesionales desprotegidos ante los numerosos riesgos que supone el ejercicio de la actividad profesional pesquera».

En este sentido, ha destacado la importancia de volver a dotar al sector de un seguro de estas características, que ya funcionó entre 2004 y 2012. «Se trata de una herramienta muy necesaria ante la alta siniestralidad que presenta el sector pesquero, una de las ocupaciones más peligrosas que existen hoy en día con un índice de incidencias y de accidentes mortales que supera con creces la media española», ha explicado.

También ha subrayado que la recuperaciónde este seguro, «con unas buenas condiciones para los profesionales», es una muestra más del compromiso del Gobierno de Cantabria con el sector pesquero, al que se ha referido como «un sector estratégico para el crecimiento de la Comunidad Autónoma».

«Representa la esencia de una región con una enorme tradición pesquera que debemos mantener intacta en el tiempo para que la que puedan disfrutar y vivir las nuevas generaciones», ha defendido.

Finalmente, ha agradecido el esfuerzo realizado por los técnicos de la Dirección General de Pesca y Alimentación durante los últimos meses para sacar adelante un proyecto iniciado que contribuye a dar respuesta a las necesidades del sector.

Por su parte, el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria, Miguel Fernández, ha mostrado su satisfacción por recuperar una cobertura que, en su opinión, «no tenía que haber desaparecido nunca» y que aporta garantía y seguridad a los profesionales y sobre todo a sus familias.

Fernández ha coincidido con el consejero en destacar el trabajo realizado por el equipo de la Consejería para sacar adelante un proyecto que comenzó a fraguarse hace ocho años y que «por fin hoy es una realidad».

Nuevo seguro

El nuevo seguro, que ya ha entrado en funcionamiento, cubre los dos años siguientes a la ocurrencia del accidente. En caso de que se produzca con posterioridad, se deberá acreditar de manera fehaciente que fue consecuencia del mismo.

Como garantía principal, cubre el fallecimiento por accidente, y como garantías complementarias, la incapacidad permanente total para la profesión habitual derivada del accidente; la incapacidad permanente absoluta para cualquier profesión u oficio derivada de accidente; la gran invalidez por accidente, y la incapacidad permanente parcial por accidente.

También incluye las siguientes garantías complementarias en caso de accidente de circulación: fallecimiento, incapacidad permanente absoluta por cualquier profesión u oficio derivada de un accidente de circulación, incapacidad permanente total para la profesión habitual derivada de un accidente de circulación, gran invalidez, asistencia sanitaria durante un año, e incapacidad temporal con pago de indemnización durante un año.

En cuanto a los beneficiarios de este nuevo seguro, en caso de incapacidad permanente, será beneficiario el propio asegurado. En caso de fallecimiento y a falta de designación expresa de beneficiarios, se considerarán como tales, por orden de prelación preferente y excluyente, el cónyuge o pareja de hecho; los hijos o descendientes del asegurado por partes iguales; los padres o ascendientes del asegurado por partes iguales, y a falta de éstos, los herederos del asegurado.