El Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira ha reabierto este martes tras casi tres meses cerrado al público debido a la emergencia sanitaria del COVID-19 y lo ha hecho tras implementar medidas de prevención y seguridad tanto para los visitantes como para los empleaos públicos que trabajan en sus instalaciones de Santillana del Mar.

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, ha asistido hoy a la reapertura del Museo Nacional y ha visitado la exposición y la Neocueva junta a la directora del centro, Pilar Fatás, y el alcalde de Santillana del Mar, Ángel Rodríguez.

“El arte rupestre es uno de los patrimonios más importantes que aporta Cantabria al conjunto de España. Estamos en una región estandarte del primer arte de nuestra civilización, hace más de 15.000 años, y del que la cueva de Altamira es un testigo y protagonista principal”, ha ensalzado Quiñones, que ha expresado el compromiso del Gobierno de España de “relanzar” este espacio museístico, por el que pasan cada año más de 250.000 personas.

La delegada del Gobierno ha indicado que, en esta primera etapa de la reapertura, los visitantes podrán disfrutar de la Neocueva “una reproducción exacta” de la cavidad original y en la que, por el momento, no se retomarán las visitas experimentales, en las que accedían cinco personas durante 37 minutos un día a la semana.

Y es que ha explicado que, aunque Cantabria se encuentre en la Fase 3 del Plan para la Transición hacia la Nueva Normalidad, en el Museo se ha considerado oportuno mantener las recomendaciones de control de aforo de fases anteriores por lo que “el aforo máximo establecido es inferior a un tercio, en concreto 66 visitantes cada hora”.

ENTRADA GRATUITA HASTA EL 31 DE JULIO

Quienes acudan al Museo Nacional de Altamira, que tendrá entrada gratuita hasta el 31 de julio al igual que el resto de los museos dependientes del Ministerio de Cultura y Deporte, podrán visitar las salas de la Neocueva y de la exposición permanente ‘Los tiempos de Altamira’, así como la muestra temporal.

“Todo ello se ha adaptado a la situación con la retirada de todos los elementos táctiles o de contacto (auriculares, pantallas táctiles, botoneras…) y, cuando ha sido posible, se han instalado alternativas como vídeos en continuo o códigos QR”, ha destacado la delegada del Gobierno.

Tampoco se facilitarán folletos en la visita y se informará a los visitantes que los tienen disponibles en la página web del Museo.

También podrá recorrerse todo el recinto paisajístico en torno al Museo y la cueva, incluida la instalación al aire libre ‘Quién’ de la artista Andrea Juan.

En esta primera fase de reapertura del Museo no se celebrarán actividades educativas ni culturales y, por tanto, no se realizarán las visitas a la cueva de Altamira que, hasta la declaración del Estado de Alarma y desde febrero de 2014, se estaban realizando un día la semana con el acceso de cinco personas elegidas por sorteo entre los visitantes del museo.

La delegada del Gobierno ha destacado todas las medidas implementadas por el Museo para “garantizar la seguridad de los visitantes” y que todos los ciudadanos puedan “volver a conocer y disfrutar del arte rupestre” en este “gran museo nacional que tenemos en Cantabria”  y en lugar “tan excepcional”.

“Agradezco a Pilar Fatás y a todos los trabajadores y trabajadoras del Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira el trabajo realizado para adaptar las instalaciones a la nueva normalidad y hacer posible que, con todas las garantías y toda la seguridad sanitaria, pueda volver a visitarse”, ha añadido.

En esas visitas, la delegada del Gobierno ha indicado que “se recomienda el uso de mascarillas y, por supuesto, guardar la distancia interpersonal de al menos dos metros” a la hora de recorrer las exposiciones y las salas del Museo.

MEDIDAS DE ORGANIZACIÓN DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS

Por su parte, la directora del Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira ha detallado que se han puesto en marcha medidas de prevención y protección de los trabajadores, que han recibido equipos de protección individual y pantallas faciales en el caso de aquellos que realizan su labor en contacto directo con público y usuarios.

“Además, diariamente se les facilitan mascarillas y guantes y tienen a su disposición geles hidroalcohólicos”, ha apuntado Fatás.

La directora del Museo de Altamira ha señalado que se han adoptado medidas organizativas, aplicando instrucciones de Función Pública, y solo se han incorporado a su jornada habitual los trabajadores no considerados personal de riesgo y que no se ven afectados por el cuidado de familiares, ya sean hijos menores o personas mayores.

Asimismo, ha detallado que se ha organizado la entrada al trabajo de forma escalonada para evitar la coincidencia de todos los empleados públicos a su llegada, y salida. Al personal de atención al público se les ha posibilitado la no utilización de la uniformidad para evitar el uso de los vestuarios, y se ha regulado el acceso a otros espacios compartidos como el comedor y espacios de descanso.

Pilar Fatás ha indicado que los empleados públicos técnicos y administrativos que han venido desarrollando sus tareas habituales en modo no presencial seguirán realizándolo salvo aquellos cuya presencia es necesaria para la coordinación de tareas vinculadas con la reapertura al público.