El diputado Iñigo Fernández ha registrado una batería de preguntas para que el consejero explique su actitud de estos dos años contra el proyecto y su “autoexclusión” del mismo.

El Partido Popular ha registrado una batería de preguntas para que el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Ramón Ruiz, explique en el Parlamento “su ‘no es no’ al Reina Sofía”, así como “su autoexclusión del proyecto cultural más importante de la legislatura”.

Según el diputado regional Iñigo Fernández “su actitud no tiene justificación porque han sido dos años de indecisión, dos años de prórrogas, dos años de bloqueo y dos años de poner en peligro la culminación misma del objetivo”, tanto que “Santander ha estado a punto de perder la sede del Archivo Lafuente debido a esta actitud del consejero”.

“Si la razón ha sido la ineficacia, habrá que saberlo; si ha sido el sectarismo, también”, afirma el parlamentario, quien justifica así la oportunidad de las preguntas parlamentarias. “Lo que está claro es que el Gobierno de Cantabria lleva dos años retrasando y bloqueando el proyecto y alguien tendrá que explicar por qué”, añade el diputado, porque “nunca un proyecto tan ambicioso requirió menos esfuerzo por parte del Gobierno y no tiene explicación que lo único que haya hecho en todo este tiempo haya sido ponerlo en peligro”.

Según el diputado “toda la gestión, la negociación y la tramitación estaba resuelta en 2015, pero Ruiz lo paralizó”. “El Reina Sofía ponía los fondos y la marca, el Gobierno de la Nación el edificio, el Ayuntamiento de Santander financiaba las obras… y el Gobierno de Cantabria, la institución que menos compromisos asumía, ha sido precisamente quien ha planteado más inconvenientes”, según Fernández. “No puede decir ahora que los demás tratan de humillarle: ha sido él mismo quien se ha autoexcluído”, añade.

En este sentido, recuerda el diputado que “ya la intervención de la diputada regionalista  Teresa Noceda en un reciente debate parlamentario sobre este tema dejó ver las verdaderas intenciones del ejecutivo PRC-PSOE”, porque “dedicó todo un discurso a descalificar los fondos del Archivo Lafuente” que constituyen el cuerpo principal del centro asociado del Museo Reina Sofía. “Alguien tendrá que explicarle a la diputada del PRC y al consejero del PSOE que un archivo artístico como este no se reduce a un puñado de carpetas, sino que contiene obras de arte, bocetos, documentos de valor de interés para el público y para los investigadores…” y que “crear en Santander un centro asociado al Reina Sofía, uno de los museos más importantes del mundo, abre unas posibilidades enormes para Santander y Cantabria que ningún gobernante responsable dejaría pasar jamás”, explica.

“Que ahora trate de convertirse en una víctima porque el Ayuntamiento, la Secretaría de Estado y la dirección del Museo hayan decidido seguir adelante sin el Gobierno es sólo una estrategia de disculpa”, en la que, según Iñigo Fernández “el ineficaz trata de convertirse en víctima”. “No son todos los demás quienes circulan en dirección contraria: es el Gobierno”, sentencia.

“Es lamentable que en una región en la que no se hace nada, en la que no hay un solo proyecto industrial o de empleo, en la que no se percibe ninguna apuesta estratégica por parte del Gobierno, el consejero lleve dos años dedicado a poner en peligro un proyecto como este solo por una cuestión de celos políticos”, concluye Iñigo Fernández.

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA