El inversor Fernando Rodríguez Acosta Márquez destaca por su perfil de business angels y su experiencia en el sector, que le confieren capacidad de análisis en cuanto a startups, evolución de la inversión y factores macroeconómicos.

Además de todo ello, este experto también hace hincapié en las diferentes iniciativas formativas y de búsqueda de financiación que el entorno de las startups constantemente genera.

Uno de los últimos eventos celebrados en este ámbito es el de la Escuela de Business Angels, un curso de formación para futuros inversores dentro de esta categoría.

Motivos de una Escuela para Business Angels

El hecho de que este tipo de escuelas o cursos tengan lugar es, según indica Fernando Rodríguez Acosta, un factor revelador de la evolución que el sector inversor y de las startups está disfrutando en la actualidad.

Lo cierto es que el mundo de las startups mantiene un crecimiento constante. Cada vez hay más eventos relacionados con la presentación de nuevas empresas o ideas de negocio, así como también oportunidades de obtener la financiación adecuada para poder desarrollarlas o crecer si la empresa ya está creada.

Sin embargo, todo ello tiene que ver con el punto de vista del emprendedor empresario, es decir, aquél que busca consolidar su negocio como una compañía destacable en su sector. La Escuela de Business Angels, en cambio, se dirige al otro extremo, el del inversor.

También se percibe cierta evolución en este sector. Fernando Rodríguez Acosta identifica que la diferencia de perfiles inversores, establece que no todo el mundo traza las mismas estrategias en una inversión y que hay claras diferencias, que permiten delimitar las formas de encontrar nuevos clientes potenciales y de buscar la rentabilidad tan deseada.

Él mismo es un inversor de tipo business angels, muy diferenciado de lo que otros inversores plantean, ya sea por el volumen de la inversión o por la tipología de empresas o proyectos que buscan.

Fernando Rodríguez Acosta valora el programa de la Escuela para Business Angels

Esta Escuela para Business Angels tuvo lugar los pasados días 11 y 12 de julio. Ya es la XIII edición, por lo que es un curso formativo que tiene claras las pautas sobre las que asentar su programa.

Fernando Rodríguez Acosta considera que los módulos y el temario presente en cada uno de ellos, están bien estructurados, para todos aquellos futuros business angels que se hayan interesado en asistir.

El primer día se impartió 3 módulos, el de Filosofía del Business Angel (donde también se hablaba de estrategia); el de Detección de oportunidades (Deal Flow y Deal Screening); y el de Valoración de startups y de proyectos.

El segundo día se correspondía con los otros dos módulos restantes, el relativo a Formalización y aspectos legales de la inversión; junto al de Seguimiento y salida (dirigido a explicar todo lo necesario sobre las rondas de inversión).

En conjunto, los asistentes conseguían aprender todo lo relacionado con el perfil de business angels, así como las diferentes fases que se debe superar con éxito, para encontrar el mejor destino de la inversión.

Una vez realizado este curso de dos días en la Escuela de Business Angels, los asistentes pasaron a formar parte de una red actual de estos inversores y pudieron asistir a un foro de inversión.