El PSOE afirma que el Partido Popular pretende seguir imponiendo su modelo educativo, pese a que ha demostrado ser un absoluto fracaso

El Portavoz de Educación del PSOE, Víctor Casal, ha querido contestar las declaraciones vertidas por la Portavoz en Educación del Partido Popular, Mercedes Toribio, las cuáles le han parecido “preocupantes, debido a que muestran un profundo desconocimiento o, por el contrario, unas excesivas ganas de mentir deliberadamente a la ciudadanía”.

“Si la señora Toribio no sabía que ya en marzo de 2009, la Consejería de Educación ya planteó unas jornadas para debatir sobre los tiempos escolares, alguno de sus compañeros podría haberle avisado. Si desconocía el Informe Eurydice, que demuestra que hay 21 países de nuestro entorno (entre ellos Reino Unido o Bélgica) que distribuyen sus periodos lectivos en cuatro, alguien de su partido debería habérselo advertido. Lo que está claro es que no puede culpar de precipitación e improvisación de la Consejería lo que realmente parece ser toda una muestra de profundo desconocimiento por su parte”.

Asimismo, el socialista ha querido dejar patente que todo el supuesto enfrentamiento que ha suscitado la propuesta y que remarca la portavoz del PP “están basadas en ruido. Toribio ha recogido fragmentos de información de aquí y de allá y los ha utilizado como mejor le han convenido. Sin embargo, lo cierto es que no ha habido ni una sola movilización en contra de la Consejería, cosa que no se puede decir del periodo anterior”.

“Incertidumbre, malestar generalizado e inseguridad fueron los provocados por las políticas de recorte y ahogo a los que el ex-Consejero Serna sometió a la Educación Pública de Cantabria. Malestar generaron las más de 450 plazas docentes suprimidas. Inseguridad creó la tasa de reposición del 10% instaurada por el PP. Incertidumbre ha generado y genera la LOMCE, una ley que nos retrotrae a plena época franquista, con unas reválidas que se suprimieron con la Ley Educativa de 1970 de Villar Palasí”.

CONCILIACIÓN

Casal ha afirmado que esas declaraciones son totalmente incomprensibles viniendo desde las filas “populares”, el partido que gobernaba Cantabria durante la anterior legislatura, puesto que piden cuestiones que jamás se plantearon hacer ellos mismos cuando ocupaban puestos de responsabilidad. El PP jamás presentó el calendario escolar a los grupos políticos, jamás se reunió con los docentes afectados por sus políticas de recortes y jamás se preocupó por garantizar la conciliación o la calidad de la Educación Pública, en la que nunca creyó.

“El PP nunca quiso discutir medidas de calado en materia educativa, tal y como ahora exige, cuando eran ellos los que gobernaban. A ellos les bastaba su mayoría absoluta para estar por encima del bien y del mal y dedicarse a imponer a base de decreto-ley”.

“Ahora, no pueden venir a situarse como defensores y garantes de la conciliación por el simple motivo de que ellos jamás se han preocupado por ella. Mientras el PSOE, en su anterior etapa, creó las aulas de 2 años, creando más de 3000 plazas, el Partido Popular se dedicó a menospreciarlas, comenzando por suprimir a los maestros y maestras que se encargaban de ellas. Por si esto fuera poco, también fue el Partido Popular el que se negó a abrir los comedores escolares en los periodos no lectivos, pese a que esta también era una medida conciliadora, además de una acuciante necesidad social y ha sido el actual Gobierno el encargado de hacerlo. El Partido Popular entiende, nuevamente, los servicios públicos como un acto de beneficencia, y la conciliación laboral no se escapa de esa visión”.

“Una vez más, el Partido Popular intenta embarrar el terreno sembrando dudas en las gestiones del Gobierno, para intentar sacar un mínimo rédito electoral demostrando, a su vez, que le importa más bien poco cualquier medida que redunde en el beneficio de la sociedad de Cantabria si con su crítica puede arañar algún voto, ya que es su interés personal lo que les mueve” concluyó Casal.