Marañón: “No abrir las aulas es un problema para la conciliación de muchas familias, que no tienen un plan B en su entorno sociofamiliar ni recursos económicos”

  • El diputado de Cs se reúne con la FAPA y analiza los problemas planteados por las familias en torno a la conciliación familiar, las becas de comedor y los gastos en libros de texto

 “No abrir las aulas es un problema para la conciliación de muchas familias, que no tienen un plan B en su entorno sociofamiliar ni recursos económicos”. Es lo que ha sostenido el diputado de Ciudadanos (Cs) Cantabria, Diego Marañón, al término de la reunión que ha mantenido con representantes de la FAPA, a los que ha trasladado su “preocupación” por todos los “flecos sueltos” que aún quedan por cerrar antes del comienzo del próximo curso escolar. “En estos momentos uno de los escollos que debemos afrontar es el de la conciliación”, ha manifestado Marañón, que se ha mostrado de acuerdo en las reivindicaciones de los representantes de la FAPA en este sentido.

En su opinión, al “desasosiego” actual se suma el hecho de que la Consejería aún no haya creado la mesa de trabajo para abordar, con toda la comunidad educativa”, los retos que se plantean ante el nuevo curso escolar, en el que “la incertidumbre de las familias se multiplica” ante propuestas como la de poner en práctica turnos de mañana y tarde, “que también genera inconvenientes y que hay que ir estudiando para dar soluciones eficientes a toda la comunidad educativa”. “Creemos que los representantes de las familias deben sentarse en esa mesa sectorial”, ha subrayado el diputado de Cs, porque “su criterio ha de ser tenido en cuenta” con el objetivo de “integrar” en los nuevos planes las necesidades de padres y alumnos.

Diego Marañón también se ha mostrado a favor de otra de las peticiones de los representantes de FAPA en relación a que “en este contexto, tan complicado”, la Consejería evite el cambio de libros de texto por motivos editoriales “en la medida que sea posible”, ya que “muchas familias van a tener importantes problemas económicos”. Además, Marañón también ha apoyado a la FAPA en que “se mantenga el servicio de comedor escolar” y, en aquellos casos en los que se cumplan todos los requisitos, las becas de comedor pasen de cubrir el 75 por ciento de la cuantía “a la totalidad”, con el fin de “garantizar”, ha dicho, que quien lo requiera “tenga acceso a los menús diarios”.