El poder absoluto, alimenta la corrupción

Los líderes políticos o religiosos siempre ansían gobernar con mayorías absolutas. El poder absoluto es su máxima aspiración.

Desean implementar sus políticas, sus ideas, sin que nadie les tosa. Todos los líderes suelen ser algo visionarios. Estiman que su pensamiento es el mejor y debe ser el único en su organización. En algunas ocasiones impuesto a sangre y fuego…

Tanto las religiones como los partidos políticos, con el paso de los años, generan estructuras de control absoluto. También los gobiernos. Todos pretenden “salvarnos” con sus recetas mágicas. Sus teorías sociales y económicas.

Los secretarios de organización de los partidos libran batallas para eliminar a todo aquel que discrepe. No importa la preparación, el nivel intelectual y la capacidad que el discrepante tenga.

La frase “Si te mueves, no sales en la foto” fue acuñada en su día Alfonso Guerra para advertir a los díscolos.

Cualquier tipo de organización, de cualquier ideología, elimina de forma contumaz a quien plantee alternativas al poder establecido.

Tanto en sistemas democráticos como en las viejas, y modernas, dictaduras, la depuración, administrativa o física, es habitual práctica.

Y este poder absoluto, que todos buscan, es el mejor soporte para la corrupción.

Que el poder absoluto corrompe lo sabemos todos pero parece que siempre se nos olvida.

Desde las estructuras verticales de las partidocracias hasta las modernas democracias occidentales, han experimentado la lacra de la corrupción administrativa, política y económica.

Cuando la sociedad no ejerce control sobre el poder el poder absoluto se apodera de todos los resortes de esta y el germen de la corrupción aparece.

Los teóricos de la corrupción

Y es que la corrupción es una práctica humana que cuenta con ilustres teóricos y desarrolladores. Estos se acercan de forma sigilosa a las organizaciones de masas, conscientes de que siempre habrá un oído que les escuche cuando propongan una corruptela que beneficie a la organización y de paso a sus oyentes. Claro que el proponente también sacará tajada de la corruptela.

Recientemente hemos conocido el Power Point que en el Partido Popular se distribuyó, para ocultar la corrupción, entre sus cargos electos. ¿Quién lo elaboró? Que yo sepa nadie lo ha preguntado. Este documento es una de las mas claras pruebas de la corrupción política, pero al parecer a ningún fiscal le interesa llegar a la autoría de esta guía para defraudar.

Pero que nadie piense que este documento es exclusivo de un partido. Todos han aplicado formulas parecidas para enmascarar sus gastos electorales, añadiré presuntamente… no quiero problemas con los fariseos.

Ejemplos de corrupción en los sistemas con poder absoluto van desde la antigua URSS a la actual Corea del Norte, pasando por la administración de EEUU y desembocando en España.

Correa lo ha expresado de forma explícita “hay muchos Francisco Correo”. Jordi Évole aseveraba en La Sexta Noche que “es un secreto a voces”…

Es lo que hay… yo tan solo lo cuento