El  órgano de dirección de Podemos Cantabria ha decidido esta tarde suspender cautelarmente la militancia de los diputados José Ramón Blanco y Verónica Ordóñez a la espera de resolución de los procesos de investigación,  tanto internos como judiciales,  que se están llevando a cabo en la organización morada.

Las diferentes disputas en los últimos meses y las actuaciones particulares de ambos diputados están contribuyendo a degenerar la imagen del partido y a disminuir la credibilidad de su valor político, al empujar el Grupo Parlamentario a una situación insostenible,  indigna para una fuerza cuya prioridad ha de ser ofrecer soluciones y garantías a la ciudadanía. Por ello, la secretaria general de la formación, Rosana Alonso, ha anunciado esta tarde que solicitará al Comité de Garantías Democráticas del partido el inicio de un proceso de investigación “en condiciones, serio, objetivo y con todas las garantías jurídicas propias del mismo”, ya que éste en ningún momento se ha realizado, impidiendo por tanto aportar una solución real a los problemas presentados.

Hasta ahora, la única propuesta de resolución es la elaborada por el Comité de Salud y Seguridad laboral, cuya intervención se ha dado de forma muy desafortunada y arbitraria, y que es, según palabras del propio secretario de Organización estatal, Pablo Echenique, un órgano independiente del partido y sin ninguna capacidad sancionadora.

La dirección, con Rosana Alonso a la cabeza, considera que es hora de que se dé solución urgente a los problemas internos sin enquistamientos “para dedicar nuestros esfuerzos a la única tarea para la que tendríamos que generar portadas: la mejora del bienestar de la ciudadanía de Cantabria”, ha matizado.