PODEMOS cree que los plazos en los que agricultores y ganadores cobran las ayudas por ataque a la fauna son “bochornosos”

Podemos ha calificado hoy de “bochornosos” los plazos en los que el gobierno de Cantabria abona los daños que la fauna silvestre causa a agricultores y ganaderos, 14 meses de media los primeros y 8 meses los segundos, a la vez que ha exigido medidas urgentes que garanticen el futuro del sector ganadero en la región.

Podemos Cantabria lamenta que esta tardanza en abonar los desperfectos sea una dificultad añadida a la ya difícil situación del sector primario en la región y considera, además, que no es admisible que de los 1.057 expedientes que se han cursado a lo largo de este año, solamente se hayan abonado 27.

Para el candidato, Luis del Piñal, “al medio rural no se le defiende soltando eslóganes en prime time, se le defiende actuando de forma eficaz frente a sus problemas: que los plazos de cobro de ayudas hayan aumentado en lugar de reducirse habla bien claro de la política que el ejecutivo cántabro realiza en materia de medio rural, van para atrás como los cangrejos, una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen”

Del Piñal considera que las palabras del consejero Guillermo Blanco, en las que afirma que al ganadero no le importa tanto cobrar un mes o dos más tarde, son un ejemplo de lo alejada que está la consejería de la realidad de los ganaderos y agricultores “un agricultor vive de lo que produce y si un jabalí le destroza la cosecha, no puede esperar 14 meses a cobrar el destrozo” afirma.

La formación morada ha incidido en que la protección del ganadero ha sido el argumento esgrimido por el gobierno de Cantabria para autorizar batidas de lobos, “pero cuando esos daños se producen, el ejecutivo abandona al ganadero y lo somete a demoras injustificables en el cobro de las ayudas”, por lo que la formación progresista señala la caza del lobo es solo “una cortina de humo para que los urbanitas no vean el desastre de gestión de la consejería de agricultura”.

Podemos ha incidido en que la situación actual del lobo en Cantabria se podría haber evitado si la consejería de ganadería hubiera seguido la senda marcada por la mesa del lobo, “no es comprensible que el gobierno de Cantabria reuniera en su día a las partes implicadas para después no hacerlas ningún caso”.

Además, solicitan medidas urgentes que permitan a los ganaderos vender su leche a precios dignos que faciliten la viabilidad de sus explotaciones. La ganadería ha sido uno de los pilares de la economía cántabra y uno de los pocos sectores capaces de fijar población en el medio rural, pero con las actuales condiciones del mercado es un sector condenado a desaparecer de nuestra región.