¿Qué opciones bancarias hay para mis ahorros?

Cuando tenemos una cantidad importante de dinero ahorrada es lógico preguntarse qué vamos a hacer con nuestros ahorros. ¿Guardarlos debajo del colchón es la mejor opción? ¿O lo mejor es hacerlo en el banco? Esto dependerá mucho de cada persona. No obstante, para decidirnos lo mejor es analizar ambas posibilidades.

Dejar nuestros ahorros en casa nos permitirá tener total acceso al dinero, es decir, tendremos una liquidez del 100%. No obstante, si se trata de una cantidad grande, no es la opción más segura. Además, no generará ningún tipo de rentabilidad ni de interés.

Si lo que queremos es que nuestros ahorros crezcan, existen muchas posibilidades para invertirlos y conseguir un cierto beneficio de ellos tales como los depósitos a plazo fijo o las cuentas remuneradas.

Depósitos bancarios

A pesar de las bajas rentabilidades que ofrecen los depósitos a plazo fijo en los últimos tiempos, este sigue siendo el producto estrella entre los ahorradores con un perfil más conservador. Permite obtener una rentabilidad fija por tus ahorros tanto a corto como a medio y largo plazo. Además, como ventaja principal, te permite realizar la cancelación anticipada siempre que lo necesites aunque, en algunos casos, esto puede llevar a una reducción de la remuneración o al pago de una penalización a la entidad.

Según el índice establecido por el comparador bancario iAhorro.com, los mejores depósitos que podemos encontrar actualmente son los ofrecidos por entidades como Banco Mediolanum o Banco Popular, con rentabilidades del 4,00% TAE.

Se trata de una opción completamente segura puesto que todas las entidades están adheridas el Fondo de Garantía de Depósitos, que garantiza hasta 100.000€ por depósito y titular.

Cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas también son una opción muy recurrente para aquellos que quieran invertir sus ahorros sin asumir ningún tipo de riesgo. Ofrecen rentabilidades más bajas que los depósitos a plazo fijo, aunque actualmente pueden encontrarse cuentas como la Cuenta Nómina de Bankinter que ofrece una rentabilidad del 5,00% TAE durante el primer año. Se trata de un producto con una gran liquidez puesto que permite acceder al dinero siempre que se necesite. Pueden realizarse incluso retiradas parciales del dinero y dejar que el resto siga generando los mismos intereses.

Al igual que los depósitos, este producto está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta un máximo de 100.000€.

Planes de Pensiones

Empezar a ahorrar para la jubilación siempre es una buena opción, sobre todo teniendo en cuenta la coyuntura actual de las pensiones en nuestro país. Se trata de un producto de ahorro a largo plazo que permite disfrutar de varias ventajas fiscales. Por un lado, hasta que no saques el dinero no es necesario tributar por él y, por otro, las aportaciones en planes de pensiones te permitirán deducir un porcentaje de tu declaración de la renta y, de esta manera, pagar menos. No obstante, los planes de pensiones no tienen liquidez: es decir, no podrás retirar tu dinero hasta que te jubiles o hasta que no pasen 10 años de tu primera aportación.

Fondos de inversión

Si, por el contrario, tienes un perfil menos conservador y no te importa asumir algún riesgo, invertir en un fondo de inversión puede ser tu mejor opción. Se trata de productos que están formados por las aportaciones que diversos inversores hacen a un fondo común. Estas aportaciones son gestionadas por profesionales que son los encargados de invertirlas en diversos activos (bonos, acciones, divisas, etc.) que consideran que les proporcionará la máxima rentabilidad.

Es un producto que cuenta con bastante liquidez, puesto que sus plazos no suelen ser superiores a tres días. Además, en caso de inversiones muy elevadas, permite una gran diversificación con la inversión en diferentes valores, reduciendo su riesgo.