A todas luces los EEUU no son la democracia perfecta que durante muchos años nos han vendido.

El expresidente ya Donald Trump, aunque seguirá en la Casa Blanca hasta Enero, fecha en que se traspasan los poderes, habla de fraude abiertamente y no quiere que se acaben de contar los votos.

Los abogados del Partido Republicano están impugnando muchas votaciones donde Trump va perdiendo…

Todo apunta a un intento de pucherazo que no será aceptado pero si ha sido intentado.

Observadores internacionales acusan al expresidente Trump de abuso de poder. Un intento baldío de conservar el poder que las elecciones le han negado.

De todas formas Trump ha conseguido aumentar el número de votos obtenido en las anteriores elecciones que le hicieron presidente por lo que podemos afirmar que Trump a perdido aumentando su número de votantes.

En mas de una ocasión he denunciado la imperfección de nuestro sistema político. Comparándolo con el Norteamericano me parece ahora excelente.

En los últimos meses he tenido la oportunidad de conocer a fondo el sistema lobista que impera en los EEUU. La plataforma NEFLIX ofrece dos series que muestran el funcionamiento del poder en EEUU y recomiendo su visionado. Se trata de CANDIDATO DESIGNADO y HOUSE OF CARDS dos series que nos muestran con toda crudeza las miserias del sistema político estadounidense.

Una sociedad regida por los intereses económicos de los grandes multimillonarios que controlan el trafico de armas en el mundo, las corporaciones energéticas y distintos lobys económicos que pugnan por imponer sus intereses, partidos sin ideología que intercambian sus posiciones sociales en función otros intereses… un auténtico mercadeo de influencias que para nada cuenta con el ciudadano.

Un pais en que el ciudadano no tiene derecho a voto por ser ciudadano y pagar religiosamente sus impuestos estatales y nacionales a no ser que exprese concretamente su deseo de votar y consiga su credencial de votante siguiendo las normar del registro que en cada Estado es obligatorio NO ES UN PAIS DEMOCRÁTICO.

Esa democracia es otra farsa como fue la llamada DEMOCRÁCIA ORGANICA española que dirigía Franco.