Mazón contrasta los casi 1.000 millones dispuestos por Fomento para la nueva red ferroviaria vasca con los 0 recibidos hasta ahora en Cantabria

El candidato al Congreso reafirma que el PRC es el único partido que puede conseguir que el trato a la región “cambie en Madrid”

El candidato del PRC al Congreso de los Diputados, José María Mazón, ha contrastado hoy los avances impulsados por el Ministerio de Fomento en la nueva red ferroviaria del País Vasco, en la que está prevista una inversión estatal próxima a los 1.000 millones de euros, con los “0 euros recibidos hasta ahora en Cantabria”.

El candidato regionalista ha realizado estas declaraciones después de que el Ministerio publicara el pasado martes en el Boletín Oficial del Estado la apertura del proceso de información pública del estudio informativo del Corredor de acceso y la estación de Bilbao-Abando.

Ante esta situación, ha reafirmado la “importancia vital que tienen para Cantabria” las elecciones generales del próximo 28 de abril, en las que el PRC puede obtener por primera vez representación en las Cortes españolas. “Es la única forma de conseguir que cambie el trato que Cantabria recibe de Madrid”, ha recalcado.

A su juicio, la Comunidad Autónoma necesita “con urgencia” una representación “verdadera, con fuerza e independencia para defender sus intereses”, por lo que ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que “sean conscientes de lo mucho que la región se juega el 28 de abril”.

En este sentido, considera “muy significativo” el compromiso demostrado por el Ministerio de Fomento con el País Vasco frente a “la nula implicación y atención” a las infraestructuras ferroviarias cántabras, donde hasta ahora han consignado “0 euros” para el estudio del tren Santander-Bilbao o el futuro centro logístico de La Pasiega y ni siquiera ha asumido íntegramente la unificación de las estaciones de Santander o el soterramiento de las vías de Torrelavega, proyectos que sólo han comenzado a tramitarse gracias a la implicación económica del Gobierno presidido por Miguel Ángel Revilla, “que pagará el 30% de unas obras que no son de su competencia”.

“Esta desatención a las necesidades de Cantabria ha estado siempre amparada por los diputados cántabros en el Congreso, que reiteradamente han apoyado los presupuestos de los gobiernos del PP y del PSOE, pese al desaire y el abandono de proyectos imprescindibles para el desarrollo y crecimiento económico de la Comunidad Autónoma”, ha apostillado el candidato regionalista.

Mazón confía en que esta situación cambie a partir del 28 de abril, porque los ciudadanos “son conscientes de la necesidad de contar con una voz que verdaderamente les represente y un voto que puede llegar a ser decisivo para tener lo que tienen todos y no seguir por más tiempo a la cola de las inversiones del Estado”.

“El 28 de abril nos jugamos ser los últimos o convertirnos en decisivos. Los regionalistas esperamos ser decisivos gracias a la confianza de los cántabros, porque es la única forma de conseguir nuestros objetivos”, ha concluido.