Recortes Cero – Grupo Verde ha celebrado un acto electoral en Santander para presentar el programa que defiende para las Elecciones del 10N. Recortes Cero – Grupo Verde es una de las sólo siete candidaturas que se presenta en todo el territorio en las 52 circunscripciones al Congreso y al Senado, con un programa que tiene dos ejes: Redistribuir la riqueza y defender la unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España. Es la única candidatura que tiene todas sus listas encabezadas por mujeres.

El acto lo ha presentado Jaime Gómez, candidato al Senado por Cantabria, que ha anunciado que Recortes Cero se suma a la manifestación convocada por Societat Civil Catalana, y que van a difundir activamente su convocatoria. “Vivimos momentos decisivos, y es muy importante que la Cataluña que no acepta el procés, que no quiere que la dividan y enfrenten, y que pretenden silenciar o marginar, se manifieste en la calle”. Señalando que “es un acierto que los convocantes hayan desvinculado a Vox de la manifestación. Torra y Abascal son las dos caras de una moneda xenófoba y excluyente, y ambos atacan la unidad”.

Al explicar las razones de la presencia de Recortes Cero en la manifestación, Gómez ha remarcado que “Recortes Cero es ya una referencia de la izquierda que dice No a la independencia. Vamos a acudir para que esté presente una clara posición de defensa de la unidad del pueblo trabajador desde la izquierda. Defender la unidad del pueblo es una bandera progresista. Y es imprescindible para luchar contra los recortes. Las élites del procés han sido alumnos aventajados de la ejecución de los recortes. Por eso en la manifestación vamos a decir alto y claro que ‘Más Procés es Más Recortes’.

Inma Boo, cabeza de lista al Congreso por Cantabria ha puesto hincapié en el aumento de ‘los anuncios de recesión económica’, porque si se confirman ‘significa nuevos recortes’, y ‘no vamos a volver a aceptar la receta de “socializar las pérdidas y privatizar los beneficios”, no vamos a aceptar las imposiciones del FMI y el Banco central europeo’. Según Boo ‘la receta es otra y se llama redistribuir la riqueza’.

Boo ha llamado la atención sobre cómo se ha puesto ‘de moda’ el término ‘redistribución’ en los programas de las fuerzas de la izquierda y, sin embargo, ‘esos programas nada tienen que ver con la redistribución de la riqueza’. ‘Nos quieren vender como “redistribuir” el conseguir “algunas mejoras sociales”, como dice el PSOE, o “subir el salario mínimo un poco más”, como dice Podemos o Más País, pero redistribuir la riqueza no es “rescatar” a los sectores más vulnerables, es recuperar los recursos para multiplicar la capacidad de creación de nueva riqueza, e impulsar un desarrollo autónomo basado en la reindustrialización del país’.

Boo también ha destacado que “solo con la reindustrialización unida al desarrollo agrícola y ganadero se puede revertir la tendencia”. Boo ha afirmado que “dinero hay, el problema es quién se lo queda”. Y ha apostado en Cantabria, como en el resto de España, “por una política industrial propia frente a la desindustrialización, causada por la dependencia del capital extranjero, por el sometimiento a los dictados de Estados Unidos y de Alemania, y por la falta de voluntad política de los gobernantes de nuestro país”. Boo ha añadido que “es necesaria y urgente una reindustrialización ligada al desarrollo agrario y ganadero, frente al desmantelamiento que ha ido creando desiertos poblacionales, y por una modernización del tejido productivo frente a la venta de nuestras industrias al capital extranjero”.

Según Boo, “los resultados de la última encuesta de la EPA muestran un frenazo en la creación de empleo en nuestro país” y recuerda que “el número de ocupados ha aumentado solo un 0,35%”, lo que supone el “peor trimestre en seis años”.

Para Boo, “podríamos encontrarnos ante el inicio de un nuevo ciclo de recesión” y recuerda que “por la combinación de factores que están actuando, podría golpear de forma especialmente intensa a Europa, y muy especialmente a España”. Al mismo tiempo, concluye la candidata, este nuevo parón se da “cuando aún no hemos salido de los efectos de la crisis de 2008”, una crisis que se tradujo en “precariedad, recortes y empobrecimiento para la mayoría” para ultimar que, en realidad “nunca se han marchado para las clases trabajadoras”.