Díaz lamenta que “el resentimiento” de Casares le impida reconocer “el desprecio” del Gobierno Sánchez-Iglesias hacia los santanderinos

El portavoz municipal del PP considera “indignante” que el secretario general de los socialistas diga ahora que va a trabajar por la ciudad, después de que el Ayuntamiento  haya afrontado la crisis sin recibir ni una sola ayuda del  Ejecutivo central

El  portavoz del grupo municipal popular, César Díaz, ha lamentado que el “resentimiento” del secretario general del PSOE en Santander, Pedro Casares, le impida reconocer “el desprecio” del Gobierno Sánchez-Iglesias hacia los santanderinos.

“Que diga ahora que va a trabajar por la ciudad, siete meses después de que se desató la pandemia y después de que el Ayuntamiento haya afrontado solo la crisis, sin recibir ni una sola ayuda del Ejecutivo central, es indignante y constituye una falta de respeto hacia los ciudadanos”, ha considerado.

El concejal cuestiona la actitud de Casares “que sigue anclado en el pasado, sin ilusión y pretendiendo erigirse como una única voz en Santander, ninguneando a su portavoz en el Ayuntamiento” y le exige “que deje de anunciar su intención de ponerse a trabajar y lo haga de una vez por todas, como está haciendo el equipo de gobierno que, en lo que llevamos de año, ha finalizado 19 actuaciones por un total de 20,2 millones y tiene en ejecución 27 por un total de casi 60 millones”.

César Díaz pone de manifiesto que el Gobierno socialista “ha incumplido” reiteradamente sus compromisos con Santander, eludiendo sus responsabilidades básicas como garantizar el suministro de agua a través del bitrasvase o mantener en condiciones dignas las playas de la ciudad, entre otros muchos ejemplos.

En este sentido, ha vuelto a recordar el “lamentable” estado de las playas durante este verano, dado que el Gobierno “ha ignorado” las reiteradas peticiones del Ayuntamiento para los rellenos de arena, “ninguneando a los santanderinos y permitiendo que los arenales se hayan convertido en pedregales”.

De otro lado, ha calificado de “sorprendente” que, además, “Casares se haya atrevido a lanzar el anuncio de la retirada de los espigones sin ninguna concreción, ni documento, ni seguridad, tal y como él mismo ha reconocido”, pero ha matizado que, de ser cierto, “supondría una deslealtad institucional mayúscula hacia el Ayuntamiento de Santander; recurriendo, como ya nos tienen acostumbrados, al uso partidista y sectario de las instituciones”.

Por último, le reprocha que “tenga aún la desfachatez” de seguir defendiendo el decreto de los remanentes “cuando el PSOE se ha quedado solo en el Congreso y hasta el propio Gobierno ha tenido que rectificar”.

“Ha quedado perfectamente retratado, porque insistir en que era positivo para los santanderinos arrebatarles sus ahorros, recurriendo a argumentos falsos y cifras inventadas, ya deja su credibilidad en entredicho y ante eso, no hay mucho más que decir”, ha concluido.