Quizá alguna vez se te haya pasado por la cabeza solicitar un préstamos a tu banco, o bien ya lo hayas hecho, puede ser que sólo hayas barajado esa opción sin tener en cuenta muchas otras que a día de hoy nos ofrecen la tecnología, y sobretodo, internet. Internet ha abierto muchas puertas en muchos sectores, y sin duda, uno de los más florecientes es el de los préstamos online, debido a sus facilidades y su manera sencilla a la hora de solicitarlos.

Todo el mundo en algún momento de su vida cotidiana puede tener una emergencia económica para hacer frente a algún gasto imprevisto y también suele suceder que no se dispone de esa cantidad en dinero líquido, por lo que tenemos dos opciones, pedir el dinero prestado a algún familiar, o solicitar algún préstamos, bien sea al banco, bien sea a través de internet.

Éstos últimos son los que en los últimos tiempos están cobrando una mayor relevancia, y ello es debido a su método fácil y sencillo de solicitud, así como la inmediatez para tener el dinero. De hecho, hay empresas que nos ofrecen préstamos personales online con asnef, esto es cuando te encuentras en la lista de morosos, por lo que te va a resultar muy difícil obtener cualquier cantidad de dinero mediante préstamos, así como la incapacidad para financiar cualquier compra, por lo que es muy importante contar con esta información.

¿Realmente son convenientes? Esta respuesta va a depende de nuestras necesidades, y es que existen diferentes tipos de prestamos, y lo que hace internet es hacernos toda esta tarea mucho más sencilla, ya que su solicitud se baja en rellenar un formulario con una serie de datos sencillos, y a los pocos días, o incluso horas dispondremos del dinero.

​Solicitar dinero sí, pero siempre evaluando todos los puntos

Debemos mirar siempre todos los pros y contras de este tipo de préstamos, o de cualquier solicitud de dinero en general, precisamente por eso, porque estamos hablando de temas económicos, por eso siempre lo ideal es barajar varias opciones y de ellas decidir la mejor. En el mundo de los préstamos tenemos muchos tipos: mini créditos, préstamos personales, préstamos rápidos, créditos online respuesta inmediata. Y es por ello, precisamente, que debemos tener muy claro cuál es el que se ajusta mejor a nuestras necesidades. Y es que cada uno de ellos suele tener una serie de requisitos, así como intereses, además de facilidades o tiempo de espera.

Cada tipo de préstamos tiene unas características

Como hemos dicho, cada préstamo tiene sus cualidades y dependerá de lo que necesitemos en cada momento para elegir uno u otro. Por ejemplo, tenemos los préstamos personales, son como los tradicionales, pero con la ventaja de poder contratarlos por internet, suelen tener un interés bajo, de hecho de internet son los más bajos; eso sí, exigen más requisitos, confianza de la entidad, antigüedad, nómina, etc.

Los créditos rápidos, como su nombre indica son rápidos en su concesión, de hecho en menos de doce horas sueles tener a tu disposición, por lo que que son ideales son lo que necesitas es el dinero inmediatamente. Eso sí, tanto estos, como los mini créditos suelen tener un elevado interés, debido a su rapidez y a que normalmente el periodo de devolución suele ser inferior a 30 días. Y las cantidades que puedes solicitar son inferiores a quince mil euros en los rápidos y tres mil euros en los mini créditos. Por lo que también va a depende de la cantidad que queramos, para decantarnos por unos u otros. Además, estos últimos no tienen demasiados requisitos, incluso los podrás solicitar si estás en las listas de morosos, tan sólo bastará con rellenar un sencillo formulario vía internet, y casi al instante vamos a tener respuesta, ya que normalmente son sistemas automatizados los que manejan la documentación,  por lo que en pocas horas tendremos el dinero.