Diversidad es verdad. Muchacho de manos azules contra la homofobia

Reinaldo Cedeño Pineda

“Con qué espejos / con qué ojos / va a mirarse este muchacho de manos azules (…) va a retocarse las pupilas este muchacho que alguna vez quiso llamarse Alicia”.  Así escribe el dramaturgo y poeta cubano Norge Espinosa en su poema Vestido de Novia.

Bien podría haberlo dedicado a Patricia, aquel “extraño señor” que procuraba  parecerse a la diva mexicana María Félix o acaso a la española Sara Montiel, que sacudía su pelo por las calles de Santiago de Cuba, como si sacudiera también las burlas que le salían al camino.

La vida no le alcanzó para festejar el 17 de mayo como Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. Mucho menos para asistir a una marcha o a una  gala que defendiera la diversidad sexual. Su tiempo fue el de muchos: el machismo furibundo, la hipocresía, la pretendida reeducación, el closet.

La literatura  hizo lo suyo para hacer visible un tema del que no se quería hablar. Hombres sin mujer (1938) novela de ambiente carcelario de Carlos Montenegro, antecedió a Paradiso (1966) de José Lezama Lima. Esta última solo fue reeditada dos décadas después,  porque su capítulo VIII  describía pasajes sexuales de todo tipo, si bien en la metafórica manera de su autor.

Fresa y Chocolate sacudió a la sociedad

El filme Fresa y Chocolate (1993), Premio Goya a la mejor cinta extranjera (1995) y candidata al Oscar, sacudió a la sociedad cubana. Cuenta como en la Cuba de los setenta, con la homofobia al rojo vivo, se conocen David (universitario y  heterosexual) y Diego (crítico de arte y homosexual) que se hacen amigos, pese a sus diferencias.

Pablo Milanés, por su parte, logró un éxito con su tema musical Pecado original:

“Dos almas / dos cuerpos / dos hombres que se aman / van a ser expulsados del paraíso que les tocó vivir (…) Y sienten que pueden en cada mañana / ver su árbol, su parque, su sol, / como tú y como yo”.

En 1989 se funda el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) que logra nuevos impulsos bajo la dirección de la sexóloga Mariela Castro Espín, como se sabe hija del actual presidente cubano Raúl Castro y sobrina de Fidel.  Aunque resta camino por andar, se han vertebrado esfuerzos en varias direcciones y se han dejaron esclarecidos prejuicios y supuestos de larga data:

   “Ser homosexual, bisexual, transexual o travesti NO es una enfermedad, NO es sinónimo de perversidad ni constituye delito alguno. NO tienen su origen en la seducción a ninguna edad. NO son contagiosas ni adquiridas por defectos educativos NI por malos ejemplos en el medio familiar. Son formas de expresión de la Diversidad Sexual, como lo es también la heterosexualidad” / Cenesex /

La diversidad es la norma, protagonistas

Julio César González Pagés es una voz autorizada. Profesor de la Universidad de la Habana desde 1991, es autor de los volúmenes Macho, varón, masculino. Estudios de Masculinidades en Cuba (2010) y Por andar vestida de hombre (2012). Ahora mismo prepara el libro Sexo, música y deporte: ¿temas de hombres?

En su criterio, “el gran reto es seguir insistiendo en la educación y la cultura de la población cubana. Son importantes las leyes que protejan a la población LGTBI, pero eso tiene que llegar acompañado de un respeto a estos derechos por parte de toda la población. Los autores e investigadores que tratamos esos temas tenemos una posibilidad y una responsabilidad de incidir en ello”.

Él pone la diferencia

El joven Jordano Casanova Marín es también protagonista, en su propia cuerda. Graduado de Estudios Socioculturales e Instructor de Arte en activo, afirma que sus actuaciones son apenas un hobby, pero ya todos le esperan. En las galas contra la homofobia ―donde abundan transformistas e imitadores de diferente calibre―, él pone la diferencia. Lo suyo es espectacular

Un día se asomó a un vídeo de las Galas Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria… y supo que era lo suyo.  Desde entonces no ha hecho más que crecer. Su aparición escénica la refuerzan un vestuario exótico y un maquillaje de fantasía.

A ello se integran en perfecta armonía, elementos danzarios, acrobáticos, un doblaje singular que emplea una dinámica edición, que no tiene a menos insertar parlamentos hablados o citas de filmes famosos… Para completar,  unas plataformas realzan la estatura, la ilusión. Y lejos de lo que, tal vez, algunos pudieran esperar, detrás de telas y colores, se refuerzan elementos inequívocamente masculinos.

“Siempre me creo al personaje en la escena, defiendo una historia, me gusta sorprender buscando algo nuevo. Cada número exige una preparación física y mucha imaginación. En nuestras condiciones, no es fácil encontrar todo lo adecuado, es caro; pero siempre hay amigos a los que debo mucho y  manos que ayudan. Algunos no entendían al principio… pero me ha ido comprometiendo la aceptación de las personas”.

El 17 de mayo

El 17 de mayo es el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. Una jornada para que personas de todas las orientaciones sexuales, de cualquier parte de este mundo, asuman la diversidad como la norma. Para que aquel muchacho del poema ―el de las manos azules―, encuentre espejos con que arreglarse sus pupilas, sin importar si quiere llamarse Antonio o quiere llamarse Alicia.

RSS Últimas noticias de Cantabria