El título ya es lo más patético que os podáis encontrar en la historia de las traducciones. The girl in the spider’s web es el original; nunca sabremos qué se han fumado en la versión española.

Por lo demás, tenemos a Lisbeth Salander en modo justiciero, dándoles su merecido a hombres que abusan de las mujeres, limpiándoles su cuenta bancaria en favor de estas. Una mujer fría, perseguida por los fantasmas de una infancia marcada por los abusos de su padre y con una hermana a la que dejó atrás.

El guion es predecible desde el principio y, además, se cometen un sinfín de situaciones inverosímiles que ayudan a los protagonistas a seguir avanzando. De todo menos creíble, pero al menos es entretenido.

Que no, que ella es una inspiración pero el fondo, el asunto, se aleja del rollo de la trilogía. Además, es un abuso continuo el de estos hacker con los móviles y los portátiles, te sientes un inútil viendo lo bien que les funciona todo y lo despiertos que están en el manejo de la electrónica, esta mierda de generación con carrera, superiores, estirados, creídos, te hacen ver que eres una mierda, me refiero a mí, perdón. Escriben a toda leche y si tienen que vaciarte la cuenta bancaria, sin problemas.

Tú tienes que andar pensando la contraseña para entrar en tus cuentas, o haber si te acuerdas dónde coño la tienes apuntada, y estos tíos ya se la saben antes que tú. Es un insulto. Te aburren más que otra cosa. Abren cárceles a distancia, desde el móvil, y entran y salen a lo tonto que ya es que es para reír. No. No y no. No me lo trago.

Lisbeth Salander es una Bourne, va y viene por el mundo con mala leche. Muy antipática. Luego sale como siempre un niño de esta generación por venir que igual, un cerebrito, quieren hacernos sentir unos inútiles, unos pringados.

La película intenta causar asombro pero sin asombrar porque en realidad empiezas a estar harto de este tipo de gente. Joder. Es que te quieren engañar con estos niños repelentes, pero ¿cómo coño va a dar jaque mate en 4 movimientos? ¿Es que le ha hecho el mate pastor? Pues vaya mierda.

Esta variante de Lisbeth tendría que ofrecer mucho más que las anteriores, sino ¿para qué sale? Y no entusiasma ni mola ni nada, ¿qué es guapa? Pues vale ¿y qué?.

Eso sí, tiene un estilo tenebroso muy logrado pero el fondo es el típico de las pelis de JB. Misiles atómicos en manos peligrosas, o en otras manos, como sea. Podría haber sido una peli de espías, un thriller, pero sin Lisbeth, mismamente. Nada, la olvidarás en cuanto te tomes una caña, cómo el último password que hayas tenido que pensar.

Los libros de Stieg Larsson, muy buenos, dieron lugar a varias películas sencillamente buenas. El mediocre libro con el que perpetraron la continuación ha dado lugar a una película de superhéroes de comic. Buena para hacer la digestión con el cerebro poco activo.

Patxi Álvarez