Estev es un retrato actual de «nuestro» Parlamento. “Ya no somos una región rica”, lo sabemos todos, pero pocos se atreven a decirlo en público, la verdad no es rentable, no es una buena carta de presentación. Debemos más dinero que el nunca vimos junto, y ya no nos fían ni la pérdida de tiempo. Por eso, nuestro nuevo-tradicional Gobierno, al igual que nosotros, el común cántabro, tenemos que contar con menos de ésto y menos de aquéllo.

Así, el primer presupuesto del nuevo Gobierno, salido del túnel del tiempo, ha reducido el Presupuesto Regional de Cantabria.

La deuda no, ésa sigue creciendo, pero el Presupuesto baja.

Lo ha hecho dejando las Inversiones Reales en su mínimo histórico.  Ya sólo un irrisorio 5,35 % del total está destinado a crear bienes comunes, que éso es en lo que se convierten las inversiones, 131 millones de euros, que el año pasado eran 160, y fue nuestro fugaz récord histórico, ahora ya batido.

Se ha quitado dinero del sector primario, del destinado a ganadería y pesca. También de Educación, Cultura y Deporte. Se ha restado de Economía, Hacienda y Empleo.

Y se ha recortado de Innovación, Industria, Turismo y Comercio.

Que luego nos cuenten que vamos a crear empleo.

En el marco de esta regresión, sin embargo, se ha producido un hecho notable: “El Milagro Cantabria”.

Este suceso sobrenatural lo han alumbrado, en perfecta armonía y comunión de intereses, el PP, el PRC, el PSOE, Podemos, y Ciudadanos.

Las fuerzas políticas, viejas y nuevas, se han dibujado su autorretrato, y entre todos, con unanimidad, han convenido en auto incrementarse el Presupuesto del Parlamento de Cantabria.

Y es auto incrementarse porque la subida va íntegramente destinada a su propio bienestar y disfrute.

Tan vergonzoso como cierto. Y esto no se divulga porque son todos ellos los interesados en el silencio.

Han decidido que tienen que subir su remuneración personal, que pasa de 945.000 a 975.000 euros. También la indemnización por razón de servicio de los diputados (dietas), de 328.000 a 503.000 euros.

Y el dinero para contratar personal eventual (cargos de confianza) del propio Parlamento, de 203.000 a 313.000 euros (no confundir con el personal contratado libremente por los grupos parlamentarios).

Y finalmente, la Subvención destinada a sus propios partidos, a sus grupos parlamentarios, que de 1.721.000, pasa a 1.838.000 euros.

Y es el “Milagro Cantabria”, porque es un suceso paranormal, porque ocurre la primera vez que se reduce el número de diputados, que de 39 pasaron a 35, “para ahorrar”, nos dijeron.

Cuando le vengan con milongas, cuando les oiga decir que no hay dinero para esto o para aquéllo, cuando suelten la lágrima por los 160.000 ciudadanos computados por ser los que tienen graves dificultades para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, recuerden el “Milagro Cantabria”.

En cada uno de los doce meses del año, incluidas las vacaciones escolares, a las que se asemejan las parlamentarias, los partidos reciben las siguientes cantidades:

                   PP                                  44.971,66 €/mes

                   PRC                                43.362,95 €/mes

                   PSOE                              30.214,18 €/mes

                   Podemos                         20.733,41 €/mes

                   Ciudadanos                     13.822,21 €/mes

Este es el Autorretrato de los grupos parlamentarios, viejos y nuevos, éste es el “Milagro Cantabria”, el que hace que algo suba cuando lo demás baja.

Rafael Sebrango Moratinos