Mensaje de Navidad de Revilla. En su mensaje navideño, el presidente valora la bajada del paro y el crecimiento económico apoyado en la industria a pesar del «insuficiente» apoyo del Estado

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla, ha asegurado que Cantabria celebra la Navidad en un «buen momento» porque crece y progresa ajena a las «turbulencias que ensombrecen la convivencia y generan inquietud en el conjunto de España» y porque tiene «grandes fortalezas» para impulsar un modelo productivo más sólido y estable en el tiempo. Entre ellas, se ha referido a proyectos como el centro logístico del Llano de la Pasiega, la explotación minera en la Comarca del Besaya y «activos» como el Puerto de Santander, el aeropuerto, el Instituto de Hidráulica y la Universidad de Cantabria.

En su tradicional mensaje navideño a los cántabros, el presidente ha valorado la bajada del paro en Cantabria, que tiene hoy 25.700 parados menos que hace cuatro años y una de las tasas más bajas del país, y el crecimiento de la economía por encima de la media nacional, impulsado fundamentalmente por la industria, sector sobre el que el Gobierno quiere «cimentar» el futuro regional por su capacidad para crear empleo estable y de calidad.

«Mantener e intensificar esta situación es el gran reto que tenemos ahora por delante para consolidar la recuperación del bienestar social», ha dicho Revilla.

El jefe del Ejecutivo ha recordado que su primer compromiso de legislatura fue, precisamente, revertir los recortes en las políticas sociales y en los servicios públicos, compromiso que se ha traducido en un incremento del gasto social que alcanza ya los 216 millones de euros en los presupuestos de Cantabria, que hoy es la quinta comunidad autónoma con mayor calidad de vida de toda España.

Miguel Ángel Revilla ha puesto de manifiesto que todos estos son «logros muy significativos» que la región está consiguiendo sin el apoyo del Estado, cuya deuda ha alcanzado «niveles totalmente inaceptables para la sociedad de Cantabria». En este sentido, ha recordado que las relaciones con el Gobierno de España han sido «extraordinariamente complicadas» en los últimos años, si bien ha reconocido que el Gobierno de Pedro Sánchez ha «desbloqueado» el pago de la deuda de Valdecilla con el abono reciente de una de las anualidades pendientes, los 22 millones del año 2018.

«Es un pequeño paso adelante y así lo valoramos, porque acaba con la morosidad que habíamos sufrido hasta ahora, pero es insuficiente. Cantabria necesita más», ha subrayado el presidente, que seguirá reclamando la deuda con la Comunidad Autónoma y el cumplimiento de los compromisos asumidos, fundamentalmente, en materia de infraestructuras, entre los que ha citado la construcción de una línea ferroviaria moderna y competitiva «acorde con las que ya están en marcha en el resto de autonomías».

Situación de España

El presidente ha querido compartir con los cántabros su preocupación por la situación actual de España. En su opinión, «la incertidumbre política, la inestabilidad, la falta de respeto a la legalidad vigente y los extremismos no son buenos compañeros de viaje».

Ha señalado que, «con sus luces y sombras, España es un gran país, plenamente democrático y con un sistema de libertades consolidado» sobre la base de una Constitución que acaba de cumplir 40 años y que ha traído consigo una modernización y avances sin precedentes gracias al trabajo, la aportación y la solidaridad entre territorios.

«Pero a pesar de ello, los españoles no nos queremos lo suficiente. Nunca entenderé la razón», ha lamentado Revilla. En contraste con la realidad que se vive en determinados lugares, se ha mostrado orgulloso de que ese «desafecto» no exista en Cantabria, donde se da la «maravillosa dualidad» de ser cántabros y españoles, «sin necesidad de inventar la historia, ni de crear fronteras inútiles».

A su juicio, nuestra región es una «extraordinaria referencia de paz y convivencia» y un «territorio amable y acogedor que defiende con vehemencia su historia y particularidades, pero nunca en clave de exclusión».

Por último, el presidente ha tenido un recuerdo especial para quienes lo están pasando mal, para los enfermos y para aquellos que celebran estas fiestas lejos de su tierra. A ellos y al conjunto de la ciudadanía cántabra, el presidente ha deseado «lo mejor en esta Navidad y en el nuevo año 2019».