Saro culpa al equipo de Gobierno de no impulsar antes el Observatorio de la Contratación para evitar problemas como el contrato de basuras

. El concejal de Unidas por Santander, Miguel Saro, ha cargado contra el equipo de Gobierno por no haber impulsado antes el Observatorio de la Contratación, un órgano cuya creación él mismo consiguió que el pleno aprobara hace un año y que cree que podría haber sido la mejor solución para atajar la crisis del contrato de basuras.

“Creo que esta herramienta hubiera sido muy eficaz, probablemente mucho más que una Comisión de Seguimiento o una de Investigación” opina el edil que achaca la tardanza de esta puesta en marcha a “la falta de interés del equipo de Gobierno”. Sobre las comisiones, Saro apoyará cualquier medida de transparencia aunque, lamenta que esta última opción “desafortunadamente, no está propuesta en el ordenamiento del Ayuntamiento de Santander”.

Esta propuesta fue aprobada por el pleno de agosto de 2019, hace más de un año, donde se impuso un plazo de tres meses para dictar una instrucción que desarrollara la fórmula de este Observatorio en la que tendrían que estar representados los trabajadores de las empresas, los concejales, técnicos municipales y los vecinos para vigilar el cumplimiento de los contratos.

Sin embargo, Saro ha tenido que volver a presentar otra moción durante el pleno municipal de septiembre para solicitar que se presente el borrador en el plazo de un mes. Algo a lo que el Ayuntamiento se ha comprometido y el edil les insta a cumplir cuanto antes.

Este martes, el portavoz del equipo de Gobierno, Javier Ceruti, ha defendido la necesidad de una mayor transparencia y ha reconocido en rueda de prensa las tareas que debería haber podido realizar el Observatorio de la Contratación, que son la vigilancia de los contratos externalizados por el Ayuntamiento para conseguir mayor transparencia, fijar baremos y criterios claros para el control del cumplimiento de objetivos de la concesión, el control de los contratos, estudiar el coste de los servicios y enviar propuestas correctores y velar porque se cumplan los derechos de los trabajadores.

“En materia de transparencia, el Ayuntamiento de Santander no es un buen ejemplo en absoluto en materia de contratación”, denuncia Saro, ya que ha quedado de manifiesto que, solo en el caso del contrato de basuras, “no se ha hecho nada” durante siete años, hasta que Intervención General ha elaborado un informe de los cinco primeros años y se han iniciado las primeras denuncias en mayo de 2019.

Una fecha tardía, ya que los partidos de la oposición, y el propio concejal, ya advirtieron en varias ocasiones durante la legislatura pasada que era necesario iniciar las denuncias por incumplimientos del contrato. Hay que recordar que, en aquella época, el equipo de Gobierno achacaba la suciedad de Santander a una minoría de incívicos y negaba que hubiera problemas con el servicio.

“Si tuviéramos este órgano disponible hace tiempo y hubiera más transparencia en la contratación pública del Ayuntamiento y la ejecución de los contratos, probablemente no nos estallaría en la cara una crisis como la que nos va a estallar con el contrato de limpieza viaria, después de años de evidente desidia”, lamenta Saro.

Y es que la actual situación deja al Ayuntamiento con “poca seguridad jurídica”, ya que pone en riesgo las condiciones de los trabajadores, que llevan años sufriendo una merma en la plantilla, así como el cumplimiento de lo que queda de contrato, “que probablemente sean muchos más de los cinco o seis meses que prevé la alcaldesa”, insiste Saro.