La Guardia Civil ha  procedido el pasado día 19 de Septiembre a la detención de un joven con iniciales J.B.H. de 25 años y vecino de Bizkaia, como presunto autor de un delito contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico, localizándole en el interior de una vivienda que tenía alquilada en Penagos un cultivo con 583 plantas de marihuana.

De las citadas plantas, una vez desprovistas de las partes no utilizadas para su uso como estupefaciente, se ha obtenido más de 86 kilos de marihuana. En la vivienda igualmente se ha intervenido todo lo necesario para el cultivo y crecimiento rápido de estas plantas.

Componentes de la Guardia Civil de Cantabria, comenzaron una investigación a mediados del pasado mes de julio al sospechar de la existencia de una vivienda en la localidad de Penagos donde se podría estar cultivando marihuana.

En estas pesquisas se pudo determinar que la casa tenía una conexión de electricidad fraudulenta sin pasar por contador, así como otras manipulaciones, que confirmaban la existencia del delito de defraudación de fluido eléctrico.

Durante la investigación se averiguó que la vivienda era visitada de forma esporádica por un hombre vecino de Bizkaia que la regentaba en régimen de alquiler.

El pasado 18 de septiembre, se llevo a cabo la entrada y registro de la vivienda donde de localizó una plantación “indoor” compuesta por 583 plantas de marihuana de gran tamaño y todo lo necesario para su crecimiento rápido, como lámparas de gran potencia y ventiladores procediendo a su desmantelamiento.

Por todo ello se detiene a J.B.H., como presunto autor de un delito contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.

Plantación en Queveda

 El pasado día 17 de Septiembre, dentro de los servicios de vigilancia que desarrolla la Guardia Civil en el ámbito rural, una patrulla observó en una finca aledaña a una vivienda en Queveda (Santillana del Mar) una plantación de marihuana, por lo   que se puso en marcha un operativo de vigilancia para verificar el o los posibles dueños de la misma.

Dicho operativo tuvo como resultado la identificación de una pareja, un hombre de 27 años y una mujer de 31 años como presuntos dueños de la plantación al aire libre. La desmantelación de dicha plantación arrojó un peso de 7 kg.

A la pareja se les abre diligencias como investigados por un supuesto delito contra la salud pública.