Según informa eldiariocantabria.es Génova insta a Diego a respetar el resultado del congreso regional y las decisiones de Buruaga. El expresidente del PP cántabro ha sido el primero de los nueve diputados que rechazan el cambio de portavocía en acudir a la cita con la dirección nacional, que ha apelado de nuevo a la unidad para trabajar ya en las elecciones de 2019.

Dado que los diputados en rebeldía no están dispuestos a aceptar el mandato de Buruaga para rece que el resultado del expediente abierto será la expulsión del PP. Alguno de los diputados nos confesaba sus deseos de que le llamarán de Madrid y le hablasen de su posible expulsión “yo les voy a decir que me expulsen ya, que yo no quiero estar en el mismo partido que toda esa panda de corruptos que hay en Madrid”

El nacimiento de un nuevo partido en Cantabria no se descarta por estos diputados que tienen detrás a un buen número de alcaldes, senadores y diputados del PP en el Congreso.

eldiariocantabria.es sigue informando: Como anunció hace unos días, la dirección nacional del PP ha empezado a llamar uno por uno a los nueve diputados autonómicos del partido que se oponen al cambio de portavoz en el Parlamento de Cantabria, cargo que actualmente ostenta Eduardo Van den Eynde y que el Comité Ejecutivo regional ha decidido que ocupe María José Sáenz de Buruaga. El primero en acudir a esta cita ha sido el expresidente de los ‘populares’ cántabros y expresidente de Cantabria, Ignacio Diego, que ha recibido como mensaje el que ya había avanzado en varias ocasiones la dirección de Génova: acatar el resultado del congreso autonómico y, por tanto, las decisiones que tome el Comité.

En esa reunión, según han explicado fuentes del partido a Europa Press, la dirección nacional del PP ha defendido la necesidad de abrir cauces de entendimiento y diálogo para conseguir la unidad dentro del partido, en un momento en el que ya hay que ponerse a trabajar en las elecciones autonómicas y municipales de 2019, según las mismas fuentes.

La guerra interna abierta en el PP de Cantabria arrancó en el congreso regional celebrado el 25 de marzo, en el que la hasta entonces secretaria general, María José Sáenz de Buruaga, se impuso por tan solo cuatro votos a Ignacio Diego.

Los afines al expresidente autonómico no aceptaron el resultado, hablaron de presuntas irregularidades y llegaron a solicitar a la dirección nacional la apertura de una investigación, así como la suspensión cautelar de la dirección del PP cántabro que encabeza Buruaga.

La cosa no quedó ahí y el pasado 5 de mayo presentaron una demanda judicial pidiendo directamente la nulidad del congreso regional. La negativa a aceptar el relevo del portavoz parlamentario es un episodio más de una división interna que ya dura casi tres meses.

LLAMADA CONTINUA A LA UNIDAD

De hecho, lo ocurrido en Cantabria es puesto de ejemplo continuamente por parte de dirección nacional para apelar a la unidad del partido, ante problemas internos que se están produciendo en otros territorios como la provincia de Valencia (sigue sin fecha para su congreso provincial por la división).

La dirección nacional del PP volvió a apelar este jueves a esa unidad ante las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Por eso, subrayó ante Ignacio Diego la importancia de abrir cauces de entendimiento y diálogo para conseguir esa unidad desde el reconocimiento y el respeto a los resultados del último congreso, han indicado las mismas fuentes.

Además, el PP nacional informó al expresidente de Cantabria que el Comité de Derechos y Garantías continuará la tramitación del expediente que se ha abierto a los diputados cántabros que rechazan que Sáenz de Buruaga sea la próxima portavoz parlamentaria.

ESCUCHA AQUÍ LA RADIO DE SANTIAGO DE CUBA