Todos hemos crecido oyendo las mismas frases de nuestras madres. La sabiduría de las madres es un karma universal y apuesto que en todos los países del mundo la madres utilizan las mismas o parecidas frases generación tras generación.

¿Te suenan estas? Seguros las oiste en tu casa y, si eres madre, las estarás usando diariamente

  • ¡¡Ya te lo dije!!
  • ¡Que no me contestes!
  • ¡Cómetelo todo! Que hay lugares donde los niños que se mueren de hambre.
  • ¡En esta casa todos creen que soy la sirvienta!
  • ¡Hasta que no lo rompas no te quedarás tranquilo!
  • ¡Hay un Dios que todo lo ve!
  • ¡Porque lo digo yo… Y punto!
  • ¡Y arréglate! Que la gente va a pensar que no tienes madre.
  • ¿Es que tú crees que a mí el dinero me lo regalan?
  • ¿Crees que esta casa es un hotel?
  • ¿Para qué tienes móvil si no contestas?
  • ¿Piensas salir vestida/o así?
  • ¿Qué crees, que yo aquí estoy pintada en la pared?
  • ¿Te aburres? Ve y limpia tu cuarto.
  • ¿Tú crees que yo nací ayer?
  • A estas horas no hay nada bueno en la calle….
  • Cuando seas madre/padre me entenderás.
  • Cuando tú vas yo ya he ido y he vuelto.
  • Eres igualito/a a tu padre.
  • Ese amiguito/a tuyo/a no me da buena espina.
  • Créeme que me duele más a mí que a ti.
  • Ojo con lo que haces por ahí.
  • Para qué me preguntas, si vas a hacer lo contrario.
  • Si oyeras mis consejos no te pasarían estas cosas…
  • Si tus amigos se tiran por un puente ¿tú también?
  • Te voy a dar razones para llorar de verdad.
  • ¿No te lo vuelvo a repetir!