Los yankis nos robaron el sentimiento del 1 de noviembre en España (a mis padres)

Durante muchas décadas el marketing anglosajón estuvo intentando anular nuestras tradiciones culturales para imponer sus productos. Toda mi vida la dedique a luchar contra esa invasión.

Durante los años 70 y 80 lo intentaron con inversiones multimillonarias en la Cadena SER y los 40 Principales se encargaron de ser el caballo de Troya. Durante años trataron con menosprecio nuestra música pero, aunque influyeron en varias generaciones la fuerza del español consiguió mantenerse y poner en valor a nuestros interpretes.

Mucha culpa del resurgir de nuestra música la tuvimos en Radio Nervión con la emisión de música exclusivamente en español. El éxito que obtuvimos en 1985 en Bilbao demostró el interés por la música en español y nació Cadena Dial en toda España…

Ahora es TVE Española, dirigida por aquellos transculturalizados la que trata de imponer el ingles en concursos y programas musicales donde es difícil que aparezcan interpretes que cultiven el flamenco u otros generos como el Son, el Bolero, el Tango, la Milonga, el Cuarteto, la Bachata o la Salsa que se interpretan en español

El 1 de noviembre

Hoy es 1 de noviembre y rescatando el sentido de este día de entre las insulsas calabazas y falsas telarañas comercializadas por el cine, la televisión y los “modernos” súbditos del marketing anglosajón, propongo un brindis por los que ya no están.

Por los abuelos, padres, tios, primos, hermanos…Por los amigos y amores que se fueron tan de mañana..

Ya son polvo de estrellas pero mantienen sus lares en nuestro corazón. A todos y cada uno de ellos, un cálido recuerdo y tres palabras: gracias, perdón, os quiero.

Por los que no están con nosotros. Por los que faltan y dejaron su ausencia escritas en recuerdos.

Por aquellos que dejaron de ver nuestros ojos y nosotros los suyos, por aquellos que el corazón les falló y dejaron de escribir notas en la partitura de nuestra vida.

Por aquellos que prometieron ser felices y murieron luchando por conseguirlo, por aquellos que no llegaron a serlo y por aquellos que murieron con una sonrisa en la cara tras años, y miles de recuerdos vividos.

Acordemonos verdaderamente de ellos, los Santos de nuestras vida. Feliz dia de Todos Los Santos.