Los grillos habaneros tumbaron las relaciones de los EEUU con Cuba. A veces  la realidad supera cualquier supuesto de ficción.

Al parecer la estructura morfológica de la raza de funcionario y diplomático norteamericano tiene una curiosa sensibilidad. Dolor de oídos, pérdida de audición, vértigos, náuseas, privación del sueño, e incluso dificultades cognitivas. Un total de 26 diplomáticos estadounidenses denunciaron un misterioso “ataque sónico” en La Habana que les había provocado inexplicables problemas de salud. Si bien el resto de los seres humanos no advertían ningún problema, esta raza especial de humanoides se vió afectada por estos síntomas.

Hemos de sospechar por tanto que igual se trata de una raza especial o bien robots con apariencia humana fabricados para estos menesteres diplomáticos tipos C-3PO avanzados.

Los afectados aseguraban que los síntomas empezaban después de escuchar unos “extraños ruidos” en sus hogares o los hoteles en los que se hospedaban.

Sus bajas médicas no eran las primeras. Los casos registrados el pasado año se sumaban a otros “ataques” idénticos perpetrados, según el Gobierno estadounidense, entre noviembre de 2016 y agosto de 2017. Todos los cuerpos especiales de investigación del gran coloso de norteamérica comenzaron sus investigaciones.

El NCIS de la marina, la CIA, la DEA el FBI, investigan

El NCIS de la marina, la CIA, la DEA el FBI y los cuerpos especiales sin nombre, junto a grupos de investigación paramilitares comenzaron a infiltrarse en la sociedad cubana para investigar la fuente de los misteriosos ataques sónicos.

La sospecha de una tecnología avanzada, desarrollada en secreto por científicos de la antigua URSS, radicados en laboratorios subterraneos de las zonas tabaqueras cubanas, fue la primera hipótesis.

La administración norteamericana reconoció no poder determinar “qué o quién” había dañado la salud de su personal y se centró en la búsqueda de un culpable.

De la misma forma, al ser repatriados, se estudiaron minuciosamente las características auditivas de los diplomáticos afectados, para averiguar donde estaba el error en los prototipos de la raza diplomática creados por sus científicos en robótica.

El presunto ataque no sólo originó la indisposición de los empleados, sino que desencadenó un cruce de acusaciones entre EEUU y Cuba que acentuó sus malas relaciones. Ante las acusaciones de los EEUU, los cubanos ponían cara de asombro y sorna. Hasta Pánfilo se hacía eco del fenómeno, hecho este que irritó aún mas a los norteamericanos, al sentirse  objetos de burla.

Washington decidió reducir drásticamente el número de funcionarios sensibles en el país, además de acusar al Ejecutivo cubano de saber quién estaba detrás de los supuestos ataques y de no proteger adecuadamente a sus diplomáticos.

Como prueba de las acusaciones, y ante la insistencia de La Habana de la falta de indicios, se difundió una grabación del molesto ruido que habría desencadenado las bajas diplomáticas y que constituyó la prueba principal de los supuestos ataques.

Ahora, un estudio revela que la grabación corresponde, en realidad, al sonido de la fauna caribeña.

Una investigación de científicos de EEUU y Reino Unido, presentada en la Sociedad de Biología Integrativa y Comparativa (SICB), analizó la grabación y concluyó que el sonido coincide con el canto de los grillos que habitan en los alrededores de la sede.

Grillos de destrucción masiva

En estos momentos las autoridades norteamericanas están analizando la posibilidad de que esta fauna agresiva, haya sido desarrollada en laboratorios secretos, para realizar ataques sónicos en todo el mundo a los androides norteamericanos.

La administración TRUMP estudia la adquisición de tecnología latinoamericana, china, vietnamita o europea para el desarrollo de sus androides diplomáticos, ya que los ataques de estos agresivos grillos solo afecta a la raza de diplomáticos norteamericanos.

En una entrevista a The New York Times, uno de los autores del estudio, Alexander L. Stubbs, reconoció que la primera vez que escuchó la grabación pensó en los insectos que encontró mientras investigaba en el Caribe.

El experto confirmó tras la investigación que “de manera bastante definitiva, la grabación es de un grillo” y apuntó que creían saber de qué especie era: el Anurogryllus celerinictus, más conocido como grillo de cola corta.

Según el estudio, el sonido “coincide, en detalle matizado, con la grabación; en duración, frecuencia de repetición de pulsos, espectro de potencia, estabilidad de frecuencia de pulso y oscilaciones por pulso”.

Stubbs confirma que esta especie de grillo es “increíblemente ruidosa”, lo suficiente como para escuchar su canto “desde el interior de un camión circulando por una carretera a 60 kilómetros por hora”.

Los grillos asesinos hundieron el Maine

Tras estas investigaciones, en algunos sectores, se empieza a pensar que el hundimiento del Maine pudo estar causado por una cepa primitiva de este ejercito de grillos

Agrega Stubbs, que su estudio no concluye que los diplomáticos no fueran víctimas de un ataque, sino que la grabación no corresponde a un arma sónica. “Es completamente posible que se enfermaran con alguna otra cosa que no fuera un ataque sónico, o que fueron atacados de alguna otra manera”, sentencia.

Lo que Stubbs demuestra a las claras es que, fuera lo que fuera, solo atacó a la raza de diplomáticos norteamericanos, sospechándose que el resto de diplomáticos en la Habana contaban con antídotos o pertenecían a una raza superior, inmune a estos ataques.

El presidente de los EEUU valora la posibilidad de presentar pruebas al mundo de la existencia de un ejercito de grillos de destrucción masiva en Cuba. El objetivo sería la creación de una alianza de estados que avalen la intervención en Cuba.

Desde España Jose María Aznar (expresidente del PP y del Gobierno), desde la Fundación FAES apoya la “opción militar contra los grillos de destrucción masiva que atentan contra la humanidad” y “son un peligro para el orden mundial” añadió el político español con la esperanza de que el presidente de los EEUU le volviera a invitar a su rancho.

Investigadores confundidos

Lo que mas confunde a los investigadores y cuerpos especiales estadounidenses es la aparente inmunidad que los cubanos poseen ante la acción de estas armas de destrucción masiva y la increible capacidad selectiva que el sonido producido por estos agresivos grillos poseeen.

Esta característica refuerza la teoría de que Cuba desarrolla armas de destrucción masiva con tecnología genética, química y cibernetica generada por expertos internacionales ocultos bajo los campos de tabaco en Pinar del Rio.

NOTA: Que nadie vaya a tomarse en serio este artículo que no deja de ser un divertimento ante la ridícula situación denunciada por EEUU y los estudios de Stubbs publicados en el NYT. Solo lo marcado en negrita es cierto