Los frutos secos: super-alimentos indispensables para nuestra salud

  Existen muchas variedades de frutos secos, cada uno les da un toque distinto a nuestros platos, ya sean dulces o salados. Estos frutos son necesarios para tener una salud de hierro, especialmente cuando el estrés está presente en nuestro día a día.

Estos alimentos proceden de plantas muy diversas y contienen menos de un 50% de agua. Aportan muchos minerales, grasas insaturadas, fibras, hidratos de carbono y proteínas vegetales. Son muy saludables como en el caso de que ayudan a no ganar peso sin embargo, son poco consumidos entre la población española.

Fuente: Pixabay

Ventajas y beneficios muy saludables

Estos super alimentos contienen en su mayoría vitaminas C y E, que actúan como antioxidantes eliminando los radicales libres y evitan el envejecimiento prematuro. También aportan minerales de distinta tipología como calcio, fósforo, hierro, potasio y zinc, ayudando así a mantener una dieta equilibrada, a la formación de material óseo y a la producción de hormonas entre otras funciones vitales.

Los frutos secos contienen ácido fólico, necesario en nuestra edad adulta para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, y además este ácido está especialmente indicado para mujeres que quieren ser madres ya que con su consumo evita tener problemas con el feto. También reduce el cansancio, el estrés y los síntomas premenstruales.

Fuente: Pixabay

Otro de los beneficios es el aumento del colesterol conocido como “bueno” y la reducción del “malo” gracias a la ingesta de sus grasas insaturadas, ácidos oleicos, linoleicos y el gran conocido como Omega 3. Esta ventaja es muy importante ya que aumenta la protección de nuestro cuerpo contra enfermedades cardiovasculares y ataques al corazón.

Los mejores frutos secos

La nuez: hay razones para comerla cada día y es que es una fuente de alto valor nutritivo, muy rico en proteínas, vitaminas B y C, oligoelementos, Omega 3, aceites vegetales y leiciticina. Ideal para mantener a raya el colesterol, el desgaste de los huesos y la protección de nuestro órgano vital, el corazón.

Pistachos: es el que más esteroles vegetales contiene, es decir, que es el fruto seco más adecuado para bloquear la absorción de colesterol por parte del intestino. Además, evitan la degeneración muscular en la vejez y sacian el hambre entre comidas.

Almendras: son ricas en proteínas y minerales, protegen de los radicales libres y absorben grasas. Gracias al magnesio y al calcio que contienen, ayudan a alcalinizar el metabolismo. Es ideal para personas con problemas de huesos como la fibromialgia y para evitar piedras en la vesícula.

Incorporarlos a la dieta

Mezclarlos en nuestra dieta puede ser más fácil de lo que pensamos. Los puedes acompañar con la merienda o tu café favorito, puedes añadir nueces o anacardos en tu ensalada, añadir a tus pasteles caseros un poco de almendra picada por encima, cocinar un pesto de pistacho o una salsa romesco para acompañar.

Existen muchas variedades de frutos secos, cada uno les da un toque distinto a nuestros platos, ya sean dulces o salados. Estos frutos son necesarios para tener una salud de hierro, especialmente cuando el estrés está presente en nuestro día a día.

Estos alimentos proceden de plantas muy diversas y contienen menos de un 50% de agua. Aportan muchos minerales, grasas insaturadas, fibras, hidratos de carbono y proteínas vegetales. Son muy saludables como en el caso de que ayudan a no ganar peso sin embargo, son poco consumidos entre la población española